Cornucopia: La reseña de un sueño utópico

Foto:Especial

Ayer fue la primera presentación de Cornucopia en el Parque Bicentenario, aunque hubo muchas criticas y descontento por el elevado precio de los boletos se puede decir sin duda que la experiencia vale cada centavo.

El Parque Bicentenario fue una excelente decisión, pues cuenta con el espacio y la infraestructura correcta para un evento de esta magnitud. El gran domo principal que se construyo para Cornucopia fue ideal para la acústica, uno de los grandes detalles de este concierto, la voz de la islandesa se escuchaba nítidamente sorprendiendo a los asistentes que conmovidos y llenos de nostalgia disfrutaron las primeras canciones de la noche comenzando con The Gate, sencillo de su más reciente álbum Utopia lanzado en 2017.

Cabe mencionar que antes de que Björk apareciera en el escenario el coro conformado por voces mexicanas dio una pequeña introducción para ir preparando al público para una noche llena de emoción.

Las luces perfectamente sincronizadas con los instrumentos y efectos creaban una atmósfera de verdadera ilusión, los visuales proyectados en la cortina que “vestía” el escenario sorprendieron a todos los presentes y lo más memorable de la noche fue definitivamente escuchar canciones de sus discos pasados como Pagan Poetry y Hidden Place en la que nuevamente el coro mexicano se hizo presente.

Quienes en algún momentos opinaron que la islandesa perdía su tan característica voz quedaron atónitos cuando la cantante entraba en la “Reverb Chapel” para alcanzar las notas más altas y limpias. Durante toda la noche se vio a una Björk que bailaba y disfrutaba de esta primera presentación de su residencia en la Ciudad de México, que aunque tuvo algunas fallas técnicas casi imperceptibles dejo totalmente satisfechos a los oyentes de esta legendaria presentación.

El septeto de flautas Viibra, Katie Buckley en el arpa, el percusionista Manu Delago y todo el equipo de músicos son los elementos clave para crear una experiencia envolvente que tiene objetivo concientizar al público sobre el calentamiento global, ya que durante la presentación se muestran varios mensajes como el de la joven ambientalista sueca Greta Thunberg.

Para cerrar el concierto después de tocar 18 canciones con arreglos especiales como Venus as a Boy e Isobel, la hipnotizante Björk canto Notget entre los asistentes que la rodeaban y que con gran devoción bailaban para terminar con lo que fuera un evento inolvidable.

Esperaremos con emoción y curiosidad lo que le depara a las demás presentaciones, si tienes alguna foto o experiencia que quieras compartir comenta en este post.

 

 

 

#TranceiT | CDMX