El LSD en tú cerebro

La dietilamida de ácido lisérgico, más conocida como LSD, es esa droga psicodélica que causa alucinaciones y lo que los psiquiatras llaman “un estado alterado de conciencia”. La hemos visto representada infinidad de veces como un torbellino de colores que se disuelven en las pupilas de quien la consume. Pero los científicos siempre han tenido una duda: ¿cómo funciona el LSD?.

Desde que la droga fue descubierta en 1983, poco se ha podido conocer sobre qué hace exactamente en nuestro cerebro. Recientemente, un equipo del Hospital Universitario de Psiquiatría de Zurich se ha preguntado por la forma en que reacciona nuestra materia gris ante el LSD y han dado con una hipótesis aparentemente certera para explicar los procesos ocurren al tomar una dosis de LSD.

En su estudio, publicado el lunes en la revista PNAS, los investigadores proporcionaron LSD a 25 voluntarios. Además, a algunos de ellos les dieron ketanserin, un fármaco que bloquea los receptores de serotonina, un neurotransmisor del cual se ha pensado que tenía un papel esencial en la experiencia de viaje que tiene el LSD. Y lo corroboraron: los sujetos que tomaron el ácido y la ketanserina no experimentaron los efectos de trip.

Además, los escáneres que analizaban la reacción de sus cerebros a las drogas, detectaron que el LSD interrumpe un circuito principal entre cuatro partes del cerebro, incluyendo el tálamo, que actúa como un filtro de información. Imagina: el cerebro lleno de autopistas y el tálamo siendo una gran aduana que filtra la información a procesar. La acción del LSD en todo esto vendría a ser la de dinamitar la aduana y permitir la entrada de un flujo de información mucho mayor hacia las otras partes del cerebro.

Los científicos anuncian que esta comprensión más profunda del funcionamiento del LSD puede ayudar a resolver los enigmas que suponen los desórdenes psicológicos como la depresión o la esquizofrenia, en la que el cerebro produce por sí mismo efectos parecidos a los de la droga.

***Vía Playgroundmag

 

Noticias