De fumar a vapear

El auge mediático de los cigarrillos electrónicos irrumpe en el mercado en 2013. Sin embargo, su origen se remonta a los años 60. Ya en esa época, Helbert A. Gilbert patentó el primer producto libre de humos y sin tabaco. ¿Por qué no se hizo famoso? Sus intentos de comercialización fallaron rotundamente.

La evolución del sector del cigarrillo electrónico, comprende un complejo tejido de invenciones a lo largo del tiempo. Lo que comenzó como una apuesta incierta para las empresas pioneras, se convirtió en uno de los nichos más prósperos y consolidados en todo el mundo.

El camino del éxito

Entre los años 80 y 90 diferentes entidades se inspiraron en los hallazgos de Gilbert. El número de solicitudes de patentes aumentaron. Cada emprendimiento mejoraba algunas de las partes del dispositivo o añadían novedades.

Desde el año 2000 comenzaron los lanzamientos de corporaciones prestigiosas, como la tabacalera Philip Morris. La líder de Marlboro dió los primeros pasos con su cigarrillo electrónico “Markten”. Otro ejemplo es la propietaria de las marcas Camel y Winston. Reynolds American comercializó su artículo VUSE. En el 2003 el doctor chino Hon Lik patentó el primer producto con nicotina llamado “Ruyan”. Él es una de las referencias más conocidas, muchos le atribuyen la invención de este equipo.

Así sucesivamente, se fueron sumando con los años alternativas cada vez más sofisticadas y versátiles. El e-commerce y el marketing digital, son sin duda los fenómenos que han potenciado el crecimiento exponencial de este segmento. Los estudios demuestran que existen 40 millones de usuarios y calculan que para el 2021 ascenderán a 55 millones.

Más allá de ser una opción saludable para dejar de fumar, los cigarrillos electrónicos también se han convertido en una tendencia mediática en las redes sociales. En los últimos años el término “vaping” y sus derivados: “vapear”, “vapeadores”, han sido difundidos y consolidados como un argot distintivo de esta comunidad. Los grandes influencers, youtubers y celebrities de la industria del entretenimiento, han sido vitales para su promoción.

Este revolucionario producto, también adquiere una personalidad nominal auténtica entre sus seguidores:

– Narguile electrónico.

– Vapeador

– E-cig.

– E-hookah.

– Hookah bolígrafo.

– Mods.

– Bolígrafo vapeador.

En el pasado era muy difícil encontrar un cigarrillo electrónico en los locales comerciales físicos. Hoy en día existen infinitas páginas web que los ofertan. Sin embargo, la tienda online de cigarros electrónicos como Vapo, es el espacio favorito de los compradores. El 35? las personas prefieren los locales especializados, por la excelente calidad y variedad de sus productos. A continuación un listado de los artículos más buscados:

– Kits de principiante.

– Mods avanzados con pantalla Oled digital.

– Las marcas más reconocidas: Vaporesso, Aspire, Joyetech, Wismec, entre otras.

– Atomizadores de modelos variados:DRA de dripeo, RTA reparable con depósito y más.

– Líquidos básicos y premium.

– Asesoría personalizada las 24 horas.

El ascenso del “Vaping” en cifras

El culto al vapor es una práctica creciente en adultos y jóvenes. Para algunas empresas como Philip Morris, se vislumbra como la forma para consumir cigarrillos en el futuro. Esta corporación ha invertido 4.500 millones de dólares en un proyecto enfocado en desarrollar tecnologías innovadoras.

¿Los e-cig llegarán a suplantar al tabaco convencionale? A continuación se exponen evidencias contundentes:

– Japón, Reino Unido, Europa y Estados Unidos son los mercados más grandes. El comercio de los artículos vaporizados asciende a 600 millones de dólares.

– El 50% los consumidores eligen los vapeadores para abandonar el tabaquismo. El 80% ellos lo logran.

– Los gobiernos han comenzando a apoyar legalmente al sector de cigarrillos electrónicos. En España entró en vigencia en el 2014, la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, con el propósito de regular al sector del vapeo. Igualmente se creó La Asociación Española del Cigarrillo Electrónico.

– Los estudios médicos han demostrado que los e-cig son un 95% menos dañinos que los tradicionales.

Razones para vapear

1. Los beneficiarios tienen el control de la cantidad de nicotina que consumen. Los líquidos cuentan con diferentes concentraciones y son regulables. También existe la opción de eliminarla por completo.

2. Uno de los mayores logros del “vaping” es el de no afectar la salud de los no fumadores.

3. Los malos olores son cosa del pasado. Estos equipos disponen de una amplia variedad de sabores y esencias, que transforman al vapeo en un hábito agradable para todos.

4. El equilibrio estético no se ve afectado: los dientes, la piel y el aliento se liberan del terrible impacto del tabaco convencional.

5. Permiten un ahorro considerable. Son resistentes, duraderos y sus accesorios se adaptan a todos los presupuestos.

6. Se controla la cantidad de caladas consumidas.

7. Es un método sin efectos indeseados como estrés o ansiedad. Su gran similitud con el hábito tradicional, ayuda a los fumadores a deshacerse de su adicción sin molestias.

8. Son muy fáciles de usar. Sólo es necesario cargarlos para disfrutarlos. Son portátiles, elegantes, versátiles y discretos.

9. Los mecheros y los ceniceros dejarán de ser una necesidad.

10. No tiene restricciones de uso público.

***Vía Elboletin

 

Noticias