Alcohol y Nicotina vs. Marihuana

Si el alcohol y la nicotina son sustancias adictivas, causantes de muertes y protagonistas de accidentes fatales, ¿por qué sí son legales y la mota no?.

“Te vas a volver adicta María, y pues eso sí está comprobado”. Me lo han dicho tantas veces sobre la marihuana, ¿pero saben cuándo no me dijeron nada? Sobre echarme mi primer alcohol, o mi primer cigarro.

Tenía menos de 5 años cuando “de broma”, me dieron alcohol la primera vez. “Una probadita”, no pasa nada. He visto a millones de papás mojarles las encías con una mezcla de brandy con miel a sus bebés “pa’que no le duela tanto”. “Fúmate un cigarro, a ver si se te pasa la ansiedad”, ¿cuántas veces no han oído eso?.

Dudes, no nos hagamos mensos: las drogas se vuelven legales cuando conviene económicamente que así sea. Si el problema es la adicción, no es algo que le importe a la maquinaria económica que se beneficia de esas carretadas de lana, ni a los políticos que salen beneficiados de eso.

La Ley Seca que duró 13 años en Estados Unidos nos enseñó una verdad, absolutísima: mientras haya consumidores, habrá mercado. Puede ser legal, puede ser negro como mi alma, pero mientras haya quién quiera comprar, habrá quién lo produzca y lo venda.

La Ley Seca de EUA estuvo vigente del 16 de enero de 1920 al 6 de diciembre de 1933, por lo que el Año Nuevo de 1933, reporta ser uno de los más felices.

¿Y entonces nos resignamos a que la adicción a la mota sea una cosa común?.

Pues miren, nos resignaremos tanto como nos hemos resignado a sobrevivir la vida familiar con el tío mala copa que siempre te agarra de la cintura, como si eso fuera normal. Tanto como nos hemos acostumbrado, a que los fumadores vivan arrinconados adorando al cenicero callejero, donde los no fumadores los ven con asco.

Yo convivo con harto pacheco que no toma, que no fuma tabaco. Algunos son adictos al pan y tragan como locos… cosa de los monchis. Otros son adictos al azúcar, otro tremendo problema de salud que también nos causa esa sustancia, no saben lo caro que es para el Sistema de Salud andar cargando con nuestra obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas entre miles de etcéteras.

Mis amigos pachecos son tan variados como mis amigos alcohólicos, pero a diferencia de los adictos al alcohol, no son violentos y gastan menos de una cuarta parte en su consumo mensual, que un alcohólico en una “comidita tranquila”.

Mis amigos adictos a la nicotina tienen ansiedad. Y, pues yo quién soy para juzgarlos. Muchos no disfrutan el olor o el sabor y se resignan a que medio sepa a clavo, a menta, pero no lo disfrutan realmente. Quienes disfrutan fumar, lían su tabaco, fuman puro.

La culpa es del prejuicio, no de la sustancia que lo hace adicto.

El Diccionario del Español de México, hecho por el COLMEX (mi favorito ente todos los diccionarios, y a esos libros soy muy adicta), dice de las palabras que nos traen aquí:

Adicción:
1 Dependencia de una sustancia química en que cae una persona, al extremo de establecerse en ella una necesidad fisiológica: adicción a las drogas, adicción al alcohol, adicción al cigarro.
2 Afición exagerada a algo: “Su adicción al cine lo alejaba mucho de los estudios
Miren, yo amo al COLMEX, ese Colegio nos ha hecho más héroes patrios de los que hay en los libros de texto pero, aquí sí me quedaron mal. ¿Se fijan cómo, para explicar el uso de la palabra, luego, luego se aventaron al prejuicio? El adicto es, según este ejemplo, alguien que obviamente descuida sus responsabilidades. Y pos no ¿eh? He conocido CEOs bien adictos a cosas legales e ilegales, y bien responsables.

Mejor hagámosle caso a la OMS, que sabe más de medicina que el COLMEX:

Los médicos y sociólogos y estadistas que trabajan para la Organización Mundial de la Salud, dijeron en noviembre de 2017, que el cannabidiol, la sustancia que contiene CBD (lo que cura), y no THC (lo que te hace volar), no es adictiva. Y aclararon bastante sobre la enorme confusión que hay en su consumo.

Ahora, cuando hablamos de adicción, no hablamos de CBD, si no de THC, y a diferencia del alcohol y la nicotina que sí tienen estudios profundos y constantes del THC, nadie ha dicho nada objetivamente nada. Yo creo que es porque como te coloca, y es recreativo, pos es el demonio. Y es que si como el alcohol, el THC fuera legal, ya tendríamos miles de estudios que comprobarían si es o no, en sí misma una sustancia adictiva o si provoca adicción (conceptos muy diferentes entre sí).

Pero no, la prohibimos. ¡Bien ahí Humanidad! ¿Y qué pasó? Que los narcos se inflaron de lana porque todos la siguen consumiendo (y seguiremos haciéndolo); que ninguna organización tuvo quién fondeara estudios constantes con harto objeto de estudio (es decir “adictos”) para observar; que ningún sociólogo o economista puede tener datos reales del consumo de marihuana, porque a ver, ¿dónde están los tickets de compra? ¿Cómo sabemos quién y cuándo y por qué la compran? ¿Dónde está mi estudio de mercado? ¡REFUNDIDOS EN LA PROHIBICIÓN!

Ah… pos ahí están bien.

Hasta ahora, lo que sabemos es que la nicotina tiene un índice adictivo del 30%, el alcohol de un 15%, y que la tasa de adicción al THC es del 10%, según una investigación hecha en la Universidad de Queensland, Australia, que revisó estudios hechos durante 20 años… Vaya, metodología de investigación estandarizada, no habemus… aún, pero dejen que la legalicemos y ¿ya se imaginan los estudios que saldrán de la UNAM y el Poli?

¿Y entonces? ¿La mota es adictiva o no?

Hablaré por mí, porque no me atrevo a más. En mi opinión de paciente preguntón, que tiene la enorme ventaja de ser tratada por pura lumbrera médica, creo, opino, pienso que las adicciones viven en el adicto. Si tu organismo y personalidad tienen predisposición a la adicción, tu biología elegirá tu veneno, y serás adicto a la coca, y/o a la Coca-Cola; al tabaco, al azúcar, al sexo, a comprar compulsivamente, a comer compulsivamente.

Ser adicto a la marihuana te pondrá pacheco, hará que pierdas noción del tiempo, que olvides datos que acabas de aprender y que sonrías todo el tiempo, como si vieras al mar y de él salieran delfines que cantan tu rola favorita. ¿Tú qué prefieres? ¿Los efectos de la adicción al alcohol, a la nicotina o a la marihuana?.

Cuéntame, Búscame en las redes de la ANICANN, donde trabajo como vocera; en las de El DepreBook, donde cuento mi experiencia como paciente que usa CBD, o en mi cuenta personal: MariaisabelMota, donde cuento mis aventuras trabajando de publicista.

***Vía Culturacolectiva

 

Noticias