Destinos para decir ‘no’ a la Navidad

La Navidad es como esa amiga que viene a casa un fin de semana y acaba quedándose un mes. Si tú también estás harto de ella, echa un vistazo a estos cinco destinos a salvo de la invasión navideña.

Cada vez más personas aprovechan las fiestas de Navidad para viajar… o huir, según se mire. Y es que la Navidad se ha transformado para muchos en esa amiga que viene a pasar un fin de semana a casa y acaba quedándose un mes: “¿cuándo te vas?”, le preguntamos, y ella dice: “pronto, pronto”. Pero ahí se queda repanchingada en el sofá, en nuestro sofá, que ahora es suyo.

Si estás empachado de luces de Navidad, si el turrón te da arcadas y ya ni siquiera te hace gracia el mensaje del Rey, ¿por qué no poner en pies en polvorosa y aprovechar para recorrer ese otro mundo que la Navidad todavía no ha invadido? Aquí te proponemos cinco destinos para decir ‘no’ a nuestra querida (y pesada) amiga.

Antártida
La nieve y el frío no es patrimonio exclusivo de la Navidad. En la Antártida encontraremos mucho de lo uno y de lo otro y ni rastro de Papa Noel… que vive en la otra punta, ¿no? Además, es una excelente época para conocer el continente más austral de la Tierra ya que durante estos días ha arrancado el verano.

Un crucero por la Antártida es uno de los viajes más originales y apasionantes que se pueden hacer hoy en día. ¿El problema? El coste. Lo primero que debemos hacer es acudir a un puerto cercano a nuestro destino como Usuahia en Tierra de Fuego (Argentina). Y, después, pagar el crucero. Pero todo sea por estar lo más lejos posible de la Navidad. Eso sí, no os podemos garantizar que durante el viaje alguien no quiera cantar un villancico… llevaos los auriculares y poned Slayer a toda pastilla.

Mongolia
Efectivamente, existe un país que se llama como la revista. La Navidad todavía no ha hecho de las suyas en las extensas estepas mongolas en las que la vida transcurre a otra velocidad, sin compras de última hora y atascos. De seguro no es la mejor época del año para acudir al exótico país asiático ya que las temperaturas no son nada agradables por estas fechas, pero os podemos asegurar que José Mota no hará ningún sketch en tu yurta.

Irán
Tampoco vamos a pasar calor en la antigua Persia, pero allí la Navidad, por razones obvias, no es una fiesta con muchos seguidores. En los últimos años, las instituciones turísticas del país islámico han redoblado sus esfuerzos para atraer viajeros de todo el mundo conscientes de que cuentan con tesoros culturales de incalculable valor.

Y los turistas han respondido a la llamada: Irán comienza a ser uno de los destinos de moda entre viajeros ambiciosos con ganas de conocer sitios diferentes. Y es que el país asiático lo tiene (casi) todo: cultura milenaria, gastronomía exótica y rincones inexplorados. Y Papa Noel tampoco es muy bien recibido por aquí.

Cofete (Fuerteventura)
Pero si queremos zafarnos de la Navidad sin dejar un riñón, en nuestro país todavía quedan rincones aislados en los que pasar un fin de año de lo más solitario. En la playa del Cofete en Jandía (Fuerteventura) se abre uno de los paisajes más sublimes de las Islas Canarias. Y, lo mejor de todo, es que todavía no está atestado de turistas como otras zonas de la isla.

Hay tres maneras de llegar al Cofete: en coche, recorriendo durante más de media hora una sinuosa pista al pie del acantilado; en autobús, habilitado en los últimos años; y a pie, el método más atractivo por la fascinante belleza del paisaje. Dicen que los Reyes Magos no llegan aquí por no tener que pasar el Pico de la Zarza con los camellos. ¡No saben lo que se pierden!.

Una cabaña en el monte
¿Queremos escapar de la Navidad pero gastando el menor dinero posible? No hace falta irse a la Antártida: alquila una cabaña en un monte cercano a tu domicilio. Sin televisión, ni cobertura, ni datos móviles, ni nada que te conecte con el exterior. Llévate a tu pareja y/o a unos amigos… y algunas provisiones. Y sal de tu refugio el 7 de enero: económicamente saneado y emocionalmente sano.

***Vía Publico

 

Noticias