Lo que debes saber de los Bongs

Los bongs son una de las piezas predilectas en el arsenal de los pachecos. Quién no ama escuchar el ronroneo de las burbujas mientras inhalas, ver como se llena el interior, y sentir esa densa bocanada de humo mientras recorre tu garganta.

La historia de los Bongs

Existen discrepancias sobre el origen de los bongs. Algunos piensan que es un descendiente de la hooka, y que su nombre lo recibe de la palabra tailandesa ’baung’, que significa “tubo de madera cilíndrico”

Sin embargo, excavaciones realizadas en Rusia muestran que los jefes tribales de la región euroasiática fumaron en bongs dorados hace 2,400 años. También existe la teoría de que este instrumento se desarrolló en África, pero allí las pruebas más antiguas son más recientes, de hace 1,400 años.

En cualquier caso, no cabe duda de que pronto se convirtió en uno de los artefactos favoritos para combustionar e inhalar hierbas, pues su uso no sólo persiste hasta nuestros días, sino que se desarrolló en toda un área de especialidad.

La idea detrás de su funcionamiento es sencilla. El humo recorre el tubo, pasa por agua, y llega a tu boca. En el camino, se enfría y remueve impurezas, dejando una bocanada fresca y suave de humo. Además, hoy en día hay verdaderas obras de ingeniería, que combinan mecanismos como percoladores, bubblers, o picas para hielo, con lo cual explotan el potencial de un bong.

Eso, sin mencionar que, la dedicación y calidad en el trabajo de los sopladores de vidrio, ha llevado su trabajo a la fabricación de piezas de arte cuyo costo no alcanza a cubrir el valor que representa.

¿Te ponen más pacheco con menos mota?
Algunos prefieren el uso del bong porque, en teoría, requuieres menos flor de cannabis para volar. Sin embargo, un estudio de 2012 encontró que el agua filtra más THC que otros residuos, por lo que en realidad necesitas fumar una mayor cantidad. Por otro lado, es posible que al ser una bocanada menos agresiva para los pulmones, los alveolos absorvan com mayor facilidad a los cannabinoides.

Limpia y cuidado
Las mejores piezas son de vidrio. Y el vidrio se rompe. Para suerte de nuestras carteras, alguna piezas son reemplazables por repuestos, pero aún así se debe ser muy cuidadoso para sacar todo el jugo posible (o humo posible) de nuestro bong.

Al momento de limpiar, el vidrio es el material que menos trabajo supone. Algunos utilizan mezclas de agua hervida, alcohol, y sal de mar. Basta con dejarlo remojar. El silicón también es posible limpiarlo de esta manera, pero tal vez haya que darle unas talladas adicionales. Por último, el acrílico (plástico simple) se quiebra con el alcohol.

***Vía Ladosis

 

Noticias