Tatuajes y más por impresoras 3D

60d3137c0c602c0b053f39663bccda91_article_opt

Unos estudiantes franceses presumen el haber realizado el primer tatuaje con una impresora 3D MakerBot modificada para este fin. Pierre Emm, Piotr Widelka y Johan Da Silveira participaron en un concurso del Ministerio de Cultura en Francia en el que debían utilizar imágenes y sonidos de dominio popular de manera creativa. Ellos decidieron modificar esta impresora para tatuar con bolígrafo un círculo en piel. Posteriormente, los estudiantes se entusiasmaron y probaron la impresora con una máquina profesional de tatuajes adaptada en su estructura. El resultado fue un círculo perfecto en el brazo de un afortunado voluntario. El futuro de esta tecnología se ve prometedor para aquellas personas que quieren tatuarse y busquen un resultado exacto en los diseños que pretenden dejar permanentemente en su piel. Las impresoras 3D son una opción innovadora para quienes buscan alternativas de producción y hoy en día son capaces de imprimir innumerables cosas como una impresora 3D gigante que puede construir en 24 horas una casa de más de 200 metros cuadrados. El proyecto Contour Crafting (“construcción de contornos”), liderado por el profesor Behrokh Khoshnevis de la Universidad del Sur de California (EE.UU.),pretende revolucionar el sector de la construcción con su colosal impresora 3D capaz de construir una casa entera de dos plantas en un solo día. El sistema de impresión tridimensional sería el habitual solo que a gran escala, de forma que permitiría erigir estructuras con absoluta libertad y sin la rectitud que implica la construcción convencional.

La impresora consta de dos brazos telescópicos unidos por una viga transversal que aloja el cabezal de impresión. Estos brazos se mueven el plano horizontal mediante guías y en vertical mediante la grúa de cada brazo. Al cabezal llega directamente desde la cementadora una mezcla especial de hormigón de secado rápido que se va depositando por capas en las zonas determinadas según el prototipo creado digitalmente. Una vez terminado el proceso, se requeriría el trabajo humano para la instalación de puertas y ventanas, así como de la instalación de electricidad y agua, lo que, según los promotores, evitaría la supresión de puestos de trabajo en el sector.

Por lo pronto, se trata de un proyecto en desarrollo, con lo que tardará algún tiempo en materializarse. Cuando lo haga, la impresora 3D desbancará por completo al ladrillo, al abaratar los costes de producción del inmueble y facilitar tanto su edificación como su reparación, además de ofrecer la atractiva posibilidad de personalizar nuestro hogar como nunca habíamos soñado.

 

Noticias | tranceit