La verdad del Black Friday

2390e7eb00000578-2852585-scrum_down_customers_push_each_other_out_of_the_way_as_the_crowd-72_1417213372623

Para muchos ciudadanos de Estados Unidos y partes de México, el llamado Viernes Negro es uno de los acontecimientos más importantes del año.

Este último viernes de noviembre representa una oportunidad única en la que miles podrán comprar la mayoría de sus productos más deseados a un precio de risa.

En Estados Unidos, el evento es tan importante que es, literalmente, el día más grande para muchos comercios.

Ya sea por internet o presencialmente, las estampidas de consumidores que ya hacen filas para ser los primeros en ‘saquear’ las tiendas que se unen al Black Friday son temidas por miles de empleados en todo el país.

Pero, ¿por qué Black Friday se llama así?

Esta celebración al consumismo exacerbado no viene de una fecha ‘negra’ o trágica en la historia de Estados Unidos, sino que su origen es más ‘aburrido’.

Usualmente, entre enero y noviembre, los comercios suelen tener pocas ventas hasta el inicio de las fiestas decembrinas, por lo que, al hacer un análisis de los ingresos anuales, los comercios marcaban con tinta roja las pérdidas y con tinta negra los ingresos.

El Viernes Negro fue llamado así para iniciar una nueva bonanza para los establecimientos mercantiles, pues las altas ventas harían que todas su cuentas se registren en tinta negra.

Sólo por eso el Black Friday se llama así, como una especie de parteaguas anual en las finanzas de los dueños de las tiendas.

 

 
***Vía Excelsior

 

Noticias