Albert Hofmann pasó a la historia

11


El 19 de abril de 1943, Hofmann pasó a la historia con el hallazgo casual de la dietilamida de ácido lisérgico mientras estudiaba los alcaloides incluidos en el cornezuelo del centeno, un hongo a partir del que pretendía crear un estimulante circulatorio y respiratorio.

Una gota cayó por descuido sobre su mano y el investigador suizo ‘alucinó’ por las asombrosas sensaciones que experimentó en ese momento: angustia, vértigos, visiones sobrenaturales, objetos moviéndose en el espacio, sentimiento de felicidad y plenitud.

Al realizar una nueva prueba al cabo de tres días, Hofmann vuelve a notar los mismos efectos. En aquel momento, el químico prevé que la sustancia será de gran utilidad para el avance de las terapias en psiquiatría y neurología.

Entre 1947 y 1966, el grupo químico suizo Sandoz, para el que trabajaba Hofmann, comienza a fabricar el producto en píldoras y ampollas para finalidades médicas.

Hofmann contaba que, como si hubiese estado predestinado a ser el descubridor de la droga alucinógena, vivió una experiencia mística en su niñez cuando daba un paseo por los bosques del cantón suizo de Basilea, donde nació.

“Por unos instantes sentí una unión sobrenatural con el resto de elementos de la naturaleza, al tiempo que los árboles, la luz y el canto de los pájaros me desvelaban todo su esplendor”, explicó.

Así, años después sorprendió a sus allegados cuando, a pesar de haberse preparado para estudiar humanidades en la universidad, decidió en el último momento seguir con la química.

Y cuando por accidente absorbió una ínfima cantidad de LSD, Hofmann revivió de forma más impactante su experiencia mística de la infancia, según el mismo describe en sus publicaciones, lo que lo llevó a profundizar en esa vía.

Todos a flipar
El uso abusivo y lúdico que algunos sectores de la población occidental, especialmente los hippies, comienzan a darle a la sustancia en la década de los 60 comienzan a rodear de una mala reputación al LSD que sobrepasa sus propiedades terapéuticas.

En ese momento, las autoridades determinan la prohibición del LSD y Sandoz decide suspender indefinidamente su producción.

Entre los personajes que han admitido haber consumido LSD se encuentran escritores, como Aldous Huxley, músicos, como Keith Richard, de Rolling Stones, y Dave Matthews, vocalista y guitarrista de la banda que lleva su nombre, y George Harrison, y actores como Anthony Perkins.

A pesar de todo, Hofmann mantuvo siempre intacto su interés por profundizar en los estudios sobre el uso de sustancias estimulantes y alucinógenas en la exploración de la consciencia humana.

No obstante, Hofmann reconoció que el LSD no es una “droga del placer” y que su consumo a la ligera y sin supervisión puede ser “extremadamente peligroso”.

 

Checa el vídeo de su primer viaje:

 

Noticias