Baja el turismo por exceso de sargazo en el Caribe mexicano

La zona hotelera de Cancún se limpia constantemente, pero quedan huellas de sargazo en la arena y en playas públicas como “El Mirador” o “Playa Delfines” hay concentraciones masivas.

México.- La toneladas de sargazo que siguen llegando a Quintana Roo podrían hacer que sus playas pierdan uno de sus más grandes atractivos para los turistas: el color azul turquesa de sus aguas; situación que se traduciría en un duro golpe a la economía, no sólo local, sino nacional, advierten expertos.

De acuerdo con un reportaje del noticiero En Punto, de Televisa, en lo que va del año, 106 mil toneladas de sargazo han sido retiradas de las playas de Quintana Roo. Es casi el doble de lo que se produce de sal en el país en un año.

En Playa del Carmen, toneladas de sargazo se acumulan en la arena, provocando que el color del agua se haya tornado café.

En Tulum no hay playas sin sargazo. Se observan desde el aire más de 60 metros de algas hacia el mar.

“Ni los pies he podido meter, tengo muchas ganas de poder disfrutar las playas, pero en realidad no me inspiran”, lamentó Victoria Vargas, turista mexicana.

En Puerto Morelos, toda la línea de costa está invadida y se observa “medio sucia el agua, con tierra, cuando llegas un poquito más al fondo ya no se siente”, comentó Willy Medina, poblador de la zona.

La zona hotelera de Cancún se limpia constantemente, pero quedan huellas de sargazo en la arena y en playas públicas como “El Mirador” o “Playa Delfines” hay concentraciones masivas.

Ante ello, prestadores de servicios en las zonas turísticas aseguran resentir ya las consecuencias.

“Tenemos como un 40 ó 50 por ciento en estos momentos [de ocupación hotelera]”, debido a cancelaciones por el sargazo, afirmó Jorge Zapata, hotelero.

La llegada de miles de toneladas de esta alga, asentada a menos de 10 kilómetros de la costa, ha obligado a especialistas a pensar cómo darle uso.

“Se debe proteger desde mar adentro para contener realmente los grandes manchones de sargazo que se acercan hacia la costa”, consideró Alejandro Bravo, oceanógrafo del Instituto de Oceanografía de Quintana Roo.

El gobierno del estado y centros de investigación locales analizan como posible solución el uso de mallas como las que se utilizan en los derrames petroleros, así como el uso de barcos recolectores de sargazo, sin embargo, especialistas advierten que el daño puede ser mucho más grave.

“Los resultados arrojan que esta cantidad de sargazo ha puesto un exceso de materia orgánica y de nutrientes […] “Este exceso de nutrientes hace que toda la biota, toda la vegetación en el fondo se esté cambiando […] Implica que las aguas ya no van a ser azules turquesa […] Si se deja que llegue a la playa […] esto se va a acelerar esta contaminación y yo no estoy hablando de décadas, estoy hablando de años”, advirtió Brigitta Ine Van Tussenbroek, investigadora de la UNAM, en entrevista con Grupo Fórmula.

***Vía Sdpnoticias

 

Noticias