Profesiones ideales para viajar

Viajar es una de las mejores aficiones que puedes tener. No sólo te hace más inteligente y desenvuelto, sino que puede convertirse en tu modo de vida si eres de los que prefiere descubrir nuevos países en lugar de quedarte en un único lugar.

Así que prepara la maleta, el pasaporte y los visados: hoy vamos a descubrir las profesiones con las que podrás viajar por todo el mundo.

Trabajar en un crucero
Si ‘Titanic’ no te dejó sin ganas de pisar una cubierta de barco en la vida, una de las primeras opciones que puedes valorar es la de trabajar para una compañía de cruceros. La oferta es de las más amplias del sector, ya que hay todo tipo de empleos dentro de cada barco. Son como pequeñas ciudades flotantes y, como tales, requieren de todo tipo de profesionales para su mantenimiento.

Las profesiones relacionadas con los viajes y los medios de transporte siguen siendo las que ofrecen más posibilidades.

El principal requisito que deberás cumplir será tener la Formación Básica en Seguridad STCW95/2010, una de las certificaciones que solicitan la mayoría de las empresas navieras de este tipo. Además, tener varios idiomas siempre va a ayudar. El inglés sigue siendo fundamental, y tener aprobado alguno de los exámenes oficiales para demostrar que lo dominas te ayudará considerablemente.

Una vez cumplas estas dos consideraciones, las puertas se abren de par en par. Desde personal de hostelería hasta de administración y contabilidad, pasando por recursos humanos, puestos más técnicos para ingenieros y personal de cubierta. Las posibilidades son muy amplias y los perfiles, tan variados como puedas imaginar. Ve preparando un listado de las principales navieras y estáte atento: la mayoría publican sus ofertas en sus propias webs oficiales.

Profesor de español para extranjeros
El campo de la enseñanza de idiomas se ha visto afectado por la cantidad de cursos online gratuitos que podemos encontrar para aprender casi cualquier lengua. Sin embargo, nada sustituye del todo a la enseñanza presencial, más aún cuando entramos en el aspecto conversacional del aprendizaje de todo idioma.

Ser profesor de español en el extranjero es una de las opciones más interesantes de cara a encontrar un trabajo fuera de nuestras fronteras. El español es el tercer idioma más hablado en el mundo, y no falta demanda de profesores en casi cualquier país que puedas imaginar.

Enseñar español a extranjeros es una de las profesiones que más puertas pueden abrirte a la hora de hacer las maletas

Eso sí, no nos vale con hablar español para enseñarlo. Es fundamental tener un grado en Filología, Traducción e Interpretación, Magisterio, Pedagogía o similar que nos capaciten para ser profesores competentes. Si tienes otra carrera puedes valorar la posibilidad de cursar un Máster ELE para una mejor especialización.

Además, todo lo que puedas incorporar a tu formación en lo que a cursos se refiere te ayudará considerablemente a tener mejores ofertas de trabajo. Por ejemplo, para ser profe en un colegio público en Inglaterra o Gales necesitas el título de Qualified Teacher Status. En el caso de Alemania, los requerimientos son incluso más concretos, pero estos dos casos se darían si estuviésemos buscando una oferta en una entidad pública y oficial. El sector privado —academias, clases particulares, etc.— son menos exigentes y tienen mayor margen de negociación.

Técnicos de luces y sonido
Si alguna vez has ido a un concierto, seguramente los hayas visto. Llevan arneses, van colgados de la estructura del escenario y andan de arriba abajo como si de Spiderman se tratase. Ser técnico de luces o de sonido puede abrirte las puertas a una vida llena de viajes —y con unos horarios un pelín complicados—.

Está claro que no todo el mundo puede irse de gira con Muse durante un año, pero sí que es cierto que el mundo de la música es uno de los que más posibilidades ofrecen a la hora de viajar. Concretamente, los títulos de técnico e ingeniero de sonido son los más demandados.

Uno de los mejores centros donde obtener una titulación acorde a este tipo de trabajo es el SAE Institute, de bastante renombre a nivel internacional y uno de los que más garantías de éxito ofrecen tras graduarse.

Una vez que hayas metido el pie en este mundo, prepárate para no parar quieto en jornadas de horas largas y extenuantes. Aunque, eso sí, lo que podrás fardar cuando acabe la gira de turno y vuelvas a casa con los amigos no tiene precio.

Fotógrafo freelance
En general, el mundo freelance, sea en el sector profesional que sea, es de los que más posibilidades dan de viajar. No depender de terceros hará que puedas trabajar en cualquier sitio, en cualquier momento. Pero si realmente buscas una profesión en la que viajar sea no sólo parte del trabajo, sino un pilar fundamental, ser fotógrafo freelance es lo que necesitas.

Cualquier profesional freelance tiene más posibilidades de viajar, al no depender de horarios de oficina y poder establecer su propia agenda

Si además te especializas en el campo de los viajes y del fotoperiodismo más exótico, las posibilidades aumentan considerablemente. Muchos fotógrafos profesionales son autodidactas, pero si quieres una formación reglada, una buena opción es el Grado Superior en Iluminación, Captación y Tratamiento de la Imagen. Este título te permitirá adquirir los conocimientos necesarios sobre la parte más técnica del trabajo, pero el buen gusto, la creatividad y saber encontrar el lugar y momento precisos donde disparar debes aportarlos tú.

Para comenzar en esta profesión necesitarás hacer una buena inversión en material, siempre y cuando sepas manejarlo correctamente. De nada te servirá el mejor objetivo del mundo si no sabes sacarle todo el partido, así que cada cosa, en su momento. Una vez que te hayas echado la mochila al hombro y tengas el carrete la SD llena, prepara un buen portfolio, accesible, profesional y que sirva como tarjeta de presentación.

Las posibilidades son infinitas: desde colaborar con repositorios de fotos tipo Shutterstock o iStock, hasta abrirte un hueco como fotógrafo de medio generalista, pasando por el nada despreciable mundo del arte, donde las exposiciones y los libros de fotografía siguen siendo auténticas joyas.

Marino mercante
Si lo tuyo es navegar pero no te apetece trabajar en ninguno de los puestos menos especializados de los que hablábamos al principio de este artículo, seguramente es porque eres un auténtico lobo de mar. El mundo de la marina mercante está en constante desarrollo y es uno de los sectores con menos paro en nuestro país.

Para acceder a este sector profesional, lo mejor que puedes hacer es ir la Universidad de Oviedo, por ejemplo, y obtener el grado en Marina o en Náutica y Transporte Marítimo. Los dos son escalones que te garantizarán un buen puesto de trabajo, pero ten una cosa en mente: las regulaciones son muy variables y dependen del Ministerio de Fomento, así que mentalízate de que te va a tocar estar muy al día de las últimas novedades. Aunque sea desde Sri Lanka.

Pilotos y personal de aviación
Si no es por mar, quizá te seduzca más viajar por el aire. Ser piloto es uno de esos sueños de la infancia que, como no se te pase, puede convertirse en una carrera de lo más provechosa.

La formación es una de las más caras disponibles, pero los sueldos suelen ser compensar la inversión inicial

Quizá el coste de la formación te resulte un poco apabullante, pero no debes perder de vista que los sueldos de este tipo de profesionales están bastante por encima de la media. Así que es más una inversión que un gasto a fondo perdido.

Por otro lado, si te gusta viajar en avión pero ser piloto se sale un poco de tus previsiones, puedes trabajar como auxiliar de vuelo. La formación también es un detalle importante en este caso, y aunque los sueldos no alcancen tantos ceros como en el caso de los pilotos, no deja de ser el trabajo ideal para los que están enamorados de viajar y no quieren parar quietos más que unas pocas horas a la semana.

Ingenieros en plataformas petrolíferas
Títulos como el grado en Ingeniería de los Recursos Energéticos, Ingeniería de Materiales o Ingeniería Geológica son sólo algunos de los que más se demandan en las plataformas petrolíferas. Es un trabajo duro, así que aunque viajarás un montón —de hecho, cada vez que quieras volver a casa tendrás que coger un helicóptero—, tendrás que estar preparado para jornadas largas, un gran nivel de responsabilidad y meses lejos del hogar.

Los sueldos, como contrapartida, no están nada mal y suelen superar los 5.000 euros netos al mes. Además, tras el periodo de trabajo —unos 3-4 meses—, sueles tener un mes de vacaciones pagadas, así que sí, es exigente, pero es el trabajo perfecto para los más aventureros.

Ya ves que si quieres viajar, opciones no faltan. Desde el mundo freelance, que te permite estar donde quieras y trabajar con el horario que mejor te cuadre, hasta las posibilidades que ofrecen, sobre todo, los distintos medios de transporte, puedes encontrar infinidad de profesiones donde vivir con la maleta a cuestas o la mochila al hombro. Todo dependerá de si quieres ser un auténtico Indiana Jones o prefieres la comodidad del portátil en el regazo en cualquier cafetería del mundo.

***Vía Bluebbva

 

Noticias