Estilos de cerveza que puedes encontrar en México

En México cada vez contamos con una mayor variedad de estilos y marcas de cerveza; esto gracias a que los productores constantemente innovan tanto en los ingredientes que utilizan, como en los nuevos estilos que deciden hacer.

En la actualidad existen más de 100 estilos de cerveza y continuamente van surgiendo otros que, dependiendo de su popularidad y características, pueden ser reconocidos como estilos por organismos como Beer Judge Certification Program o la Brewers Association.

Para hablar de los estilos de cerveza que existen en el mundo es necesario primero hablar de su clasificación, la cual se da de acuerdo a la familia de las levaduras con las que son elaboradas. Se definen primeramente como Lager o Ale.

Esta clasificación no tiene nada que ver con los colores claros u oscuros de la cerveza, ni con el porcentaje de alcohol que contiene o los grados de amargor.

Las ales se caracterizan por sus sabores complejos y afrutados, y porque en su elaboración se utilizan levaduras que permanecen en la superficie. Las ales se trabajan en un rango de temperaturas de entre 17Cº y 24ºC. Debido a la falta de tecnología de refrigeración, es posible que las primeras cervezas del mundo hayan sido de esta familia.

Por otro lado, las lager se producen con levaduras que actúan desde el fondo en temperaturas de entre 8ºC y 15ºC, lo que provoca que la fermentación sea más lenta. Este método favorece sabores más nítidos y cuerpos más cristalinos.

Existen opciones para todo tipo de gustos. Sin embargo, existen varios estilos que son los favoritos de los mexicanos. A continuación, presentamos los que se consumen más.

American Lager
Originario de Estados Unidos, este estilo de cerveza es el más utilizado en todo el mundo actualmente. Las maltas con las que se elabora esta cerveza son pálidas.

Este estilo de la familia lager es de un color amarillo claro, cristalino y brillante, aunque también llega a tener tonalidades de color dorado tenue. Su aroma es ligero y posee un sabor refrescante y ligeramente amargo.

Este estilo tiene un grado alcohólico entre 4.2 y 5.3%.

Maridaje: La importancia de un maridaje es crear armonía. Las American Lager lo hacen muy bien con alimentos frescos y de sabores ligeros. Al ser cervezas refrescantes, moderadas en alcohol y de sabores y aromas suaves, debemos buscar lo mismo en nuestros platillos. Se consideran ideales los alimentos provenientes del mar con cocciones simples, cocina fría o proteínas muy ligeras para no romper la armonía.

Blonde Ale
Este estilo surge a mediados del siglo XIX y se desarrolla mayormente en Estados Unidos. Las cervezas con este estilo mantienen un perfil balanceado entre la malta y el lúpulo, predominando lo maltoso, su gusto dulce y un retrogusto seco en boca.

De color amarillo pálido a amarillo dorado y con carbonatación media alta.

Su aroma también se encuentra balanceado, percibiéndose la malta, el lúpulo y algunos olores afrutados.

Su nivel de alcohol oscila entre los 3.8 y 5.5%.

Maridaje: Esta es una cerveza en la que se pueden encontrar algunas especias y las notas a miel, por lo que los sabores ácidos en la comida le vienen bien. Sabores herbales y picantes, así como texturas crujientes crean grandes maridajes con este estilo.

Vienna
Como su nombre lo dice, este estilo nace en Viena, Australia en el año 1841, y gana popularidad durante la segunda mitad del siglo XIX. Su nombre nos remite a la malta con la que se elabora, aunque en algunos casos se utilizan maltas caramelizadas para mejorar sus características organolépticas.

Su color es ámbar con destellos de rojizos a cobre. En cuanto aroma, es sutil, destacando la malta, con referencias florales y un ligero acento a caramelo. En boca tiene un sabor equilibrado, y resalta los tostados ligeros de las maltas vienna.

Su grado alcohólico oscila entre los 4.7% y los 5.5%.

Maridaje: Las vienna maridan muy bien con platillos que incorporan tanto elementos dulces como ácidos, ya que permiten jugar con el dulzor de las maltas. Aquellos que incluyen frituras y que son moderadamente picantes, le quedan a la perfección.

Pilsner
También conocido actualmente como Czech Premium Pale Lager, la cerveza Pilsner fue el estilo que detonó el auge de las Lager y que sorprendió al mundo por su color brillante y claridad. Muchas cerveceras inician con una cerveza de este estilo, ya que es el más amable y el que más gusta. Su origen lo da su nombre, ya que fue creada en Pilsen, República Checa.

Es un estilo de colores entre pálidos y dorados, brillante, cristalina y con corona de espuma. Su aroma es gentil, prevaleciendo el lúpulo Saaz tradicional y algunas notas de malta. El sabor de una Pilsner es sutil y ligeramente amargo. Además tiene un claro gusto a cereal y a lúpulo herbal.

Los grados alcohólicos de este estilo oscilan entre los 4.2 y 5.8%.

Maridaje: Este estilo se caracteriza por combinar perfectamente con platillos ligeros y frescos; un ejemplo de ello son los mariscos. Sus cualidades también le permiten ser maridada con platillos calientes, despertando así sus notas aromáticas y refrescantes. Los platillos con aromas cítricos, dejan apreciar mejor el cuerpo ligero de la cerveza.

IPA (India Pale Ale)
Una de las principales características de este estilo es su nivel de amargor, ya que tiene una importante cantidad de lúpulo y agua dura. Es de color dorado o ambar con corona clara y, dependiendo de su origen y subestilo, puede ser cristalina o muy turbia. Su aroma es lupuloso con referencias a caramelo.

El sabor del estilo IPA, es balanceado. Su amargor intenso la convierte en una cerveza bastante refrescante.

En cuanto a grado alcohólico, suele tener entre 5 y 7.5%.

Las IPA requieren de un cuidado especial en la selección y cantidad de lúpulo para dar buscar equilibrio entre el aroma, el sabor y el amargor que brindan. Requieren de refrigeración para asegurar una vida larga. Aunque son originarias de Inglaterra, actualmente es más popular la interpretación que se dio al estilo en Estados Unidos.

Maridaje: Debido a su característico amargor, este estilo combina con platillos especiados y picantes, además de que crea excelentes maridajes de contraste. El arroz, una pasta con mariscos y hasta los tacos al pastor, son algunos ejemplos de platillos que se pueden maridar con una IPA.

Stout
Este estilo es conocido por ser la evolución de la cerveza porter. Nació en Irlanda tras los intentos de recrear las cervezas Porter de Londres, resultando en una versión más cremosa y de más cuerpo de aquellas, dando origen a las cervezas que fueron llamadas Stout Porter (Stout significa fuerte).

Este estilo de la familia ale se caracteriza por ser muy oscura, casi completamente negra, y con corona de espuma de color beige. Su cuerpo es compacto y posee una corona de espuma cremosa y estable. Sus aromas son tostados y su sabor recuerda los del café y cacao. Dependiendo de su subestilo puede predominar el sabor seco y amargo de las maltas tostadas y el alcohol o los sabores dulces.

Sus grado alcohólico esta entre 4.2 y 5.8%.

Maridaje: Marida con recetas que integran sabores chocolatosos o con platillos como el mole. Gracias a su balance de acidez y dulzor, empareja muy bien con sabores dulces, aunque también crea interesantes contrastes con platillos salados. Es una cerveza que se lleva bastante bien con postres, tales como brownie o cheese cake.

***Vía Huffingtonpost

 

Noticias