CarretON: Dispensador de electricidad móvil

¿Te imaginas comprando energía a vatio-hora desde un carrito que parece de un supermercado? Pues lejos de ser parte de un futuro distópico, este invento pretende hacer realidad este escenario.

El huracán María que asoló Puerto Rico en septiembre de 2017 habría acabado con la vida de más de 4.600 personas, una cifra unas 70 veces superior a la estimación oficial de fallecidos, según una investigación llevada a cabo por la Universidad de Harvard (EE. UU.). Además, a causa de los destrozos del huracán, muchos ciudadanos siguen sin tener electricidad, una situación que le dio una idea al diseñador industrial y fabricante de muebles Alexandre Díez Gradín.

“En el Caribe, sabemos una cosa o dos sobre los huracanes o eso es lo que pensábamos. El huracán María fue diferente. Pensamos que íbamos a estar fuera de control solo un par de semanas y que después de un mes íbamos a vivir de nuevo en la normalidad. Para nada, María no solo fue un huracán más fuerte sino también una pesadilla logística que dejó en evidencia nuevas necesidades y problemas en tiempos de devastación.”. Nos dimos cuenta de que ahora las telecomunicaciones son una de las principales cosas que queremos poder usar, ahora tenemos teléfonos inteligentes y redes sociales

La situación que dejó el huracán hizo que no solo fuera complicado encontrar comida y agua, sino también una toma de corriente que funcionara en la que recargar los ordenadores o por lo menos el teléfono móvil.

Díez Gradín observó que los supervivientes se agolpaban haciendo cola ante el hallazgo de un enchufe, de ahí que contar con un dispositivo que suministre electricidad en situaciones como esta sea más que importante.

Así arrancó el diseño de CarretOn PowerHub. Basado en los carritos tradicionales de los vendedores ambulantes y “en lugar de alimentos, helados o bebidas, CarretOn proporciona energía renovable y sostenibilidad como producto”. Es una plataforma que puede usarse en espacios públicos; con baterías de hasta 1260Wh puede cargar muchos móviles, ordenadores portátiles o incluso equipos médicos. También cuenta con dos pequeños paneles solares de 25 vatios que pueden rellenar las baterías.

El diseñador también está trabajando en un modelo con más paneles solares y baterías de tamaño adecuado para trabajar de forma completamente independiente.

En este modelo, la parte superior de caoba actúa como una estación de trabajo, donde todo el mundo puede reunirse para recargar las baterías y tal vez trabajar mientras están conectadas. Si no se desea empujar el carrito, está diseñado para caber en un SUV o vehículo compatible.

Aunque nos resulte chocante el hecho de pensar en tener que comprar electricidad de un carrito de vendedor como el que compra una botella de agua fresca en la playa, lo cierto es que ingeniosos diseñadores como Alexandre Díez Gradín están intentando llenar ese vacío dejado tras el desastre del huracán en Puerto Rico, algo que también podría servir para zonas igualmente desoladas.

***Vía Muyinteresante

 

Noticias