Trucos para viajar en temporada alta y no morir en el intento

¿No te queda más remedio que viajar en temporada alta? Toma buena nota de estos 9 consejos que te damos en Skyscanner.Hay gente que tiene total libertad para decidir cuándo se va de vacaciones, que puede viajar lejos de puentes y festivos y el mes de agosto y, en definitiva, multitudes. No obstante, no es lo habitual: al común de los mortales le toca adaptarse a lo que dice su política de empresa, a las vacaciones marcadas en el calendario, a la organización con sus colegas de oficina para no irse todos a la vez (o sí en el caso de las empresas que cierran un mes). Y normalmente ese tiempo libre coincide con el de otra gran parte de la población, lo que provoca lo que todos conocemos como temporada alta y cuyos problemas (principalmente, precios y multitudes) hemos vivido alguna vez —o todos los años—.

Pero, ¿significa esto que porque nos toque viajar en temporada alta no vayamos a poder disfrutar de las vacaciones? Por supuesto que no. Y, de hecho, hay unos cuantos trucos que podemos usar para sortear los típicos problemillas de la temporada alta y cuidar así nuestro bolsillo, tiempo y, lo más importante, buen humor.

1. Cuanta más antelación, mejor
Los precios suelen dispararse cuanto más cerca está la fecha en cuestión y, si además se trata de una época típica de temporada alta, esto ocurre incluso antes. ¿El truco? Reserva vuelos y hoteles en Skyscanner en cuanto sepas seguro cuándo tendrás vacaciones. Tendemos a dejarlo todo para más adelante, incluso cuando ya estamos en plena planificación del viaje. Si encuentras un vuelo que te va bien de fechas a un precio razonable, intenta comprarlo en ese momento. Todos hemos vivido la decepción de ver un vuelo barato, volver unas horas después y ver que ha aumentado de precio.

2. Sé todo lo flexible que puedas
No siempre es posible, especialmente si el viaje va a ser corto, pero si vas a tener un par de semanas o así, muchas veces compensa viajar un día después o volver un día antes para conseguir un vuelo más barato o volar a un aeropuerto cercano. En Skyscanner puedes incluir filtros en tus búsquedas que te permiten esta flexibilidad e incluso ver en un calendario los precios de los vuelos cada día para poder escoger el que te venga mejor.

3. Viaja a destinos «de segunda»
Descubrirás enseguida que esa etiqueta no existe en realidad y que no hay destinos de primera y segunda, sino simplemente más y menos visitados. Sería fácil pensar que si un lugar tiene menos visitas es porque es peor, pero esto casi nunca es así: el mundo está lleno de lugares maravillosos que pocos turistas pisan. Las ventajas de viajar a estos destinos son muchas: precios más bajos, menos multitudes, mayor facilidad para conocer la cultura local… ¡Dales una oportunidad!

4. Viaja a lugares que están en temporada baja
Quizá no se note tanto en los vuelos y la cantidad de gente que te encuentras en el aeropuerto de salida, pero sí una vez allí. Destinos de esquí cuando no hay nieve (¡suele haber unas montañas preciosas debajo!), destinos de playa cuando es invierno en ellos, etc. Escoge hemisferio sur en nuestro verano y combínalo con el punto anterior para no coincidir con todos los turistas del hemisferio norte y tendrás un viaje mucho más relajado y económico.

5. Evita colas comprando entradas ‘online’
Si vas a ir a algún museo muy concurrido, lo mejor es llegar ya con los deberes hechos y poder saltarte la cola para comprar la entrada haciéndolo antes por Internet. Esto, además, significa en muchos casos que la entrada te sale más barata porque en muchos lugares ofrecen descuento si haces la compra ‘online’. Lo mismo si quieres asistir a algún espectáculo: compra la entrada cuanto antes porque en muchas ocasiones se agotan.

6. Viaja ligero y con tiempo
La idea, si viajas en avión, es pasar las filas de facturación y seguridad de forma rápida y fluida. Para ello, intenta viajar con poco equipaje; si facturas hazlo ‘online’ para poder ir directamente al mostrador de drop baggage; asegúrate de que tu equipaje de mano cumple las normas e intenta llevarlo organizado de forma que te sea fácil sacar y volver a guardar los líquidos y aparatos electrónicos que lleves.

Que tú lo hagas todo bien no significa que todo el mundo lo haga también, por lo que en muchas ocasiones las colas, especialmente para pasar el control de seguridad, serán largas y lentas. Lo mejor, para no empezar el viaje (o estropearlo a la vuelta) con estrés y miedo a perder el avión, es acudir al aeropuerto con bastante antelación. Lo mismo si vas en coche: cuenta con el tiempo extra que pasarás en atascos, pero intenta también si puedes evitarlos viajando a otra hora o escogiendo una ruta o carretera distinta.

7. Una vez en tu destino, madruga
Si no te gustan las multitudes y odias las colas, la solución es fácil: levántate temprano y llega a los principales puntos de congestión antes de la horda de turistas. Así conseguirás entrar rápido en museos y fotos de lugares icónicos sin tener que hacer malabarismos de encuadre para que no se vea ninguna persona.

8. Busca a la gente local
Esto será muy útil, sobre todo, a la hora de comer: ¿a dónde va la gente que vive en la ciudad en la que estás? Detectar un restaurante para turistas es muy fácil y muchas veces encontrar la versión local con precio local y comensales locales implica únicamente desviarse un par de calles.

9. Relájate
Por muchas precauciones que tomes, es muy posible que en algún momento te encuentres cara a cara con algunos de los detalles que pueden hacer que viajar en temporada alta sea algo molesto: alguna cola larguísima, lugares en los que es difícil moverse, sospechar que has pagado de más por una comida. Ya estás ahí y no hay mucho que hacer: abandonar la cola o enfrentarse a ella. Tómatelo con filosofía: respira hondo, recuerda que estás de vacaciones y que puedes hacer lo que quieras. Observa a la gente, empápate de todo lo local, habla con ese otro turista que espera delante de ti, déjate llevar. Y recuerda que, si aun así tienes algún momento desagradable, posiblemente lo acabes convirtiendo en tu anécdota preferida del viaje. Lo imprevisto y lo inesperado suele ser lo más valorado cuando vuelves.

***Vía Skyscanner

 

Noticias