El aguacate es el nuevo petroleo de México

De cada 10 aguacates que se compran en el mundo, tres son vendidos por productores mexicanos.Hacerle un homenaje al aguacate mexicano…La aventura empieza entre las ramas de un árbol endémico de México que mide aproximadamente 18 metros. Una planta arbórea que no es como ninguna otra, porque entre sus ramas viven unos legendarios frutos ovalados a los que llamamos aguacates. Pequeñas frutas que por fuera tienen una coraza áspera y que por dentro son simplemente tersas. Un delicioso poema verde que rodea al hueso más redondo y misterioso de la historia.

No hay vocablos apropiados para describir la magnificencia de su sabor y su textura. Sin embargo, sí se puede rastrear el origen de su curioso topónimo. La palabra aguacate proviene de náhuatl ahuacatl que significa testículo. Según los etimólogos, los nativos prehispánicos le pusieron este apodo porque compraron su aspecto periforme y alargado con la glándula sexual masculina.

Pero además de ser una fruta casi mágica – que por su gusto salado muchas veces es confundida con una hortaliza –, el aguacate es una de las mejores cosas que tiene México. Un regalo de la naturaleza que nació en las entrañas de nuestra tierra, que es consumido en este lugar desde hace 10 mil años a.C. Y es que desde esa época ya se idolatraban sus virtudes.

Los pueblos originarios le rendían culto y tal vez por eso cuando llegaron los españoles lo adoptaron y decidieron compartir este fruto mesoamericano con otros países. Fue en ese momento en el que se empezó a escribir una leyenda que trasciende fronteras que ha perpetuado por más de 500 años y que prevalece hasta nuestros días. Quizá por eso en los últimos años el aguacate es uno de los principales productos de exportación que tiene México.

De acuerdo a estimaciones de 2017, esta pequeña fruta ha empezado a superar al petróleo en lo que a ganancias anuales se refiere. La palta (como le dicen en Sudamérica) es tan importante para la economía nacional que algunos ya la llaman el “oro verde” y no es para menos si consideramos que de cada 10 aguacates que se compran en el mundo, tres son vendidos por productores mexicanos.

Para que nos demos una idea del poder de este fruto, todos los años para que los americanos puedan ver el Superbowl con guacamole se exportan 100 mil toneladas. Este número convierte a Estados Unidos en el primer consumidor de aguacate mexicano del mundo. El éxito de la palta se atribuye, entre otras cosas, a que muchos doctores recomiendan su consumo porque es altamente saludable.

Y es que a pesar de que el ahuacatl se cultiva en otros sitios del planeta, algo tiene el clima y la tierra de México, que aquí saben más ricos, son más carnosos. Quizá esto último se lo tendríamos que agradecer al estado de Michoacán, específicamente al Municipio de Tancítaro donde se concentran 22 mil hectáreas de huertas aguacateras certificadas.

En conclusión, todo empieza al oeste de este país, ahí entre el horizonte límpido de cielo azul están suspendidas en el aire esas joyas negras que algún día llegarán a Japón y le sacarán un suspiro a un hombre nipón, que por un segundo gracias al aguacate pensará: estas son las cosas buenas de la vida.

***Vía Mxcity

 

Noticias