Drogas y creatividad

brain_2En el mundo del arte hace mucho que se asocia drogas y creatividad. Pero… ¿qué dice la ciencia?.El uso y abuso de drogas y sustancias psicoactivas ha estado tradicionalmente relacionado con la capacidad de crear e innovar, hasta el punto de que una gran cantidad de celebridades del mundo del arte, la música e incluso de la ciencia han relacionado sus logros y creaciones con el consumo de drogas.

No obstante, la evidencia científica en torno a esta asociación no es tan clara, quedando todavía por resolver la pregunta de si las drogas nos vuelven realmente más creativos.

La actividad cerebral, la creatividad y el consumo de drogas
Las drogas y narcóticos son una serie de sustancias consumidas con la intención de alterar el estado de ánimo, experimentar sensaciones alternativas y en algunos casos intentar potenciar el rendimiento físico y mental. No obstante sus efectos secundarios sobre el organismo pueden llegar a ser sumamente nocivos y peligrosos.

Es necesario concretar que mediante este artículo no se pretende alentar o apoyar el consumo de drogas. Sino que intentaremos arrojar un poco de luz sobre los mitos y creencias relacionados con el consumo de drogas y el desarrollo de la creatividad.

Para ello es necesario saber qué efectos directos ejercen las drogas sobre nuestro funcionamiento cerebral y así poder discernir si realmente facilitan los procesos creativos o, por el contrario, los inhiben y dificultan.

A nivel general, los estupefacientes o las drogas, tanto legales como ilegales, provocan una serie de cambios en el organismo. Su actuación sobre las reacciones bioquímicas del cerebro estimulan o inhiben el funcionamiento neuronal, lo cual tiene numerosos efectos tanto a nivel físico como psicológico.

En el caso del cannabis, este tiende a actuar sobre los procesos metabólicos que regulan el estado de ánimo y el dolor, entre muchos otros. Por otra parte la cocaína es conocida por aumentar notablemente los niveles de dopamina en el cuerpo, generando grandes cantidades de energía pero siendo también altamente adictiva.

En cuanto a la heroína, esta provoca un sensación y vivencia de éxtasis en la persona muy asociada a sentimientos de felicidad extrema, pero sus efectos sobre la función respiratoria pueden llegar a ser letales.

¿Potenciar la creatividad con sustancias? Maticemos

En resumen, independientemente del tipo de sustancia de abuso que se consuma, esta va a cambiar la manera en la que funciona nuestro cerebro. Ahora bien, la ciencia deberá establecer si estos cambios se dan directamente sobre los procesos cerebrales relacionados con la creatividad o si es un efecto secundario o colateral de las sensaciones placenteras y de éxtasis que estas provocan.

Sea cual sea la conclusión, los efectos secundario de estas pueden llegar a ser tan nefastos, e incluso mortales, que es necesario pararse a pensar si realmente merece la pena arriesgarse.

¿Qué dicen los estudios?
Contrariamente a lo que se afirma en algunos contextos artísticos, según los cuales el consumo de drogas y narcóticos aumenta considerablemente la creatividad de las personas, un estudio llevado a cabo en la Universidad Eötvös Loránd de Budapest por el experto en psicología de la adicción Zsolt Demetrovics, esta asociación no es tan sencilla, considerándose todavía que hay matices. El objetivo de esta investigación era el de demostrar si la afirmación de que las drogas favorecen la creatividad era solamente un mito o si, por el contrario existen evidencias empíricas que la respaldan.

Demetrovics y sus colaboradores realizaron una revisión sistemática de los artículos relacionados con este asunto, a raíz de lo cual descubrieron que solamente existían 14 estudios empíricos y 5 estudios de casos en los que se intentaba dar respuesta a la relación entre drogas y creatividad. Lo cual constituye un número muy pequeño en relación a la importancia del tema.

Otro problema añadido es que la mayoría de investigaciones empíricas revisadas presentaban problemas metodológicos como muestras de participantes demasiado pequeñas, instrumentos de evaluación de estandarizados y datos autoinformados. Tras realizar una revisión exhaustiva de estos artículos se encontró que existía una asociación muy general entre la creatividad y el consumo de sustancias. Pero ninguna de ellas lograba proporcionar ningún tipo de prueba sustancial de que el consumo de drogas aumentara la creatividad de manera directa. Por lo tanto, la conclusión a la que llegó Demetrovics era que realmente no existe ningún tipo de vínculo directo entre estos dos factores.

Por otra parte, sí se llegó a percibir una tendencia que asociaba a las personas con una alta creatividad con el consumo de drogas, pudiendo ser la alta capacidad creativa un factor de riesgo para el consumo de drogas, y no al contrario. Además, también se evidenció que las drogas tenían la capacidad de alterar sustancialmente el enfoque artístico de una persona, pero no por ello aumentar la producción creativa de esta.

Finalmente, Demetrovics participó en un estudio cualitativo con una muestra de 72 personas que se dedicaban profesionalmente al mundo del arte. La mayoría de estos participantes pusieron de manifiesto que el consumo de sustancias como el alcohol y el cannabis les ayudaban a equilibrar los estados emocionales intensos propios del proceso creativo, facilitando así la aparición de nuevas ideas y la creatividad.

No obstante, a pesar de los testimonios de los participantes no se pudo concretar ni establecer una relación directa de causalidad entre el consumo de drogas y el aumento de las habilidades creativas, quedando la respuesta todavía en aire.

Ciencia, arte y consumo de drogas

No son pocos los casos e historias que relacionan a grandes celebridades del mundo del arte, la música, la literatura y hasta la ciencia con el consumo de drogas, llegando hasta el punto de que los propios artistas han declarado públicamente que estas facilitaban y potenciaban el proceso creativo.

1. Drogas y música: el caso de Jim Morrison
Es de sobra conocido que un gran número de artistas y compositores recurren al consumo de drogas para encontrar la inspiración, así como para aumentar su rendimiento en escena. Aunque existen decenas de casos, el de Jim Morrison es uno de los más conocidos, tanto por su talento como por su desgraciado final.

El vocalista de The Doors, atravesó numerosos episodios depresivos y traumáticos que intentó superar a través de sus creaciones musicales y el consumo de drogas. Seguramente, el inmenso talento de Jim Morrison fuera independiente del consumo de drogas pero se aferró a ellas como motor de inspiración y como medio para recuperar fuerzas.

Sin embargo, la adicción a las drogas fue desgastando cada vez más su capacidad creativa, así como su estado físico, ocasionándole la muerte con tan solo 27 años.

2. Aldous Huxley y la inspiración mediante LSD
El prolífico escritor, autor de grandes obras como Un mundo Feliz (1932) o La isla (1962), el cual llegó a probar suerte con la pintura e incluso con la parapsicología; llegó a atribuir al consumo del LSD el potencial de su creatividad. No obstante, él mismo advirtió de los peligros de su consumo, así como de la dependencia que estas pueden llegar a ocasionar.

3. Ciencia, tecnología y drogas
Existen otras muchas historias sobre la tendencia al consumo de drogas de una gran cantidad de famosos inventores, científicos y genios de la tecnología. Uno de ellos es el famoso inventor Thomas Alva Edison, conocido por consumir una sustancia conocida como “elixir de cocaína” la cual contenía esta sustancia combinada con vino.

Otro ejemplo es el del archiconocido magnate de la informática Steve Jobs, el cual reconoció haber consumido LSD en algunas ocasiones con el objetivo de potenciar su creatividad y expandir los límites de su mente.

***Vía Psicologiaymente

 

Noticias