Tipos de novios nefastos

sesion fotos novios, fotos profesionales novios mendoza, photography,photographer,boda,novia,fotografo de boda,casamiento,boda destino, candid, destination wedding, foto de boda, fotograf’a de bodas, fotografia de casamientos, fotografia documental de casamiento, fotografias de novios, fotos art’sticas de matrimonios, fotos de matrimonio, fotos de novia, fotos de novios, fotos espont‡neas de casamientos, photography,fot—grafo de bodas argentina

1. El celoso.
Ya lo conoces. Es el que te checa el celular, se pone nefasto si vas a salir con tus amigas y quiere saber quién ese ese tipo que acaba de hacerse tu amigo en FB.

2. El inseguro.
Sí, los celos también pueden ser parte de sus características pero no se limita a eso. En público tiene mucha confianza pero en secreto es súper needy y siempre se tira al piso.

3. El clone.
Este chavo no tiene personalidad propia, más bien robó la tuya desde el segundo 00:01. Le gusta todo lo que a ti te gusta, nunca te dice que no y puedes tratarlo como quieras que jamás se va a quejar.

4. La sanguijuela.
Ojo con este muchacho que te puede chupar hasta el alma. Se te pega sin que te des cuenta y poco a poco y sin que te des cuenta ya no tienes dinero, amigos, papás, y en una de esas ni refrigerador.

5. El imbécil.
Este wey es nefasto. Tu papel en esta relación es casi decorativo pero peor, porque no solo te trata mal a ti, también al mesero y, en una de esas, hasta a su mamá.

6. El egoísta.
Lo único que le importa en esta vida es él, él y luego, ¡sí, adivinaste! ÉL. Tú no juegas… ¡NEXT!

7. El apretado.
A este pobre nada le va bien, nada le parece. ¿Comer en la calle? ¡Ew! ¿Agarrar un taxi en vez de un Uber? ¡Jamás! Digamos que le gusta disfrutar la vida 10000% a su manera y sino, que arda Troya.

8. El mamer.
Este novio está obsesionado con el gimnasio. Día, noche, sábado, domingo, Navidad y el funeral de su abuela. No hay límites cuando de pesas y proteínas se trata.

9. El demasiado familiar.
Ok, este es incómodo porque es tantito incestuoso. No realmente, pero todo el tiempo te recuerda a tu papá o a tu hermano y te sientes sumamente incómoda por obvias razones.

10. El enamoradizo.

Él podría haberse casado con su primera novia y con todas las que vinieron después que ella. Todavía no sabes si estaba enamorado del amor o simplemente desesperado.

11. El borrachazo.
Este pobre no sabe estar sin un vasito rojo/cerveza/copita en la mano y lo peor es que ya no aguanta ni dos tragos sin bultear. Tener que meterlo en su cama todos los fines de semana se puso aburrido.

12. El aburrido.
Plano, gris, irrelevante. Ni siquiera te acuerdas de cómo se llamaba solo te acuerdas que era muy pinche aburrido.

13. El inmaduro.
Tal vez es un chavorruco o un quinceañero treintón hecho y derecho. El punto es que entre videojuegos, pedas y una adolescencia permanente, nomás no la armaron.

14. El sobre protector.
También conocido como “el controlador”, este vato cree que es tu papá. No te vaya a dar frío sin sweater, ¿ya te lavaste los dientes? Y todos esos comentarios que te hacían sentir que estabas en la cárcel y no con tu novio.

15. El señor.
El señor es un adulto. Literal. Él te ayudó con todo ese asunto de tus daddy issues porque tenía por lo menos 15 años más que tú y tú, bien contentota hasta que te rompieron el corazón. Además, las probabilidades de que fuera casado eran muy altas.

16. El músico.
Él tiene dos pasiones en la vida: su guitarra y la música, y desafortunadamente no hay cabida para nadie más. Sí estás chida y sí te quiere un poquito, pero no tanto como al idioma universal.

17. El colega.
A este lo conociste en la oficina y, lo más probable, es que sus arrumacos hayan empezado durante la cena de Navidad. Las cosas se pusieron calientes y luego incómodas cuando cortaron y se tenían que ver la jeta todo el día.

18. El coqueto.
Este nefasto le tiraba el pedo a lo que se moviera. Estuvieras ahí tú, o no. Un tipo horrible, de verdad.

19. El dramático.

Este chavo es el rey del drama. Le encanta armártela de pedo no importa la razón. A lo mejor le diste mucha atención, o muy poquita, o te fuiste con tus amigas, o te quedaste en tu casa… Muy cansador.

20. El psicópata.
Con él hay que irse con cuidado. Amenazas, violencia, llamadas en las madrugadas desde enfrente de tu casa y un sinfín de focos rojos que se prendieron para que tú salieras corriendo de ahí, idealmente.

21. El hijo de mami.
Jijo, éste es dificilísimo, casi imposible. Requiere estómago de acero y mucho aguante a las críticas porque no cocinas tan rico como su progenitora. Más fácil huir que intentar hacerla funcionar.

***Vía Buzzfeed

 

Noticias