Potwine: Vino de marihuana

vinoma_opt

Si el cannabis te gusta en todas las presentaciones puedes probar ahora un versión de vino macerado con cannabis, un secreto a voces que se elabora especialmente en el Estado de California, cuna del vino de Napa Valley. La traducción literal del término “Pot Wine” sería “vino de olla”.

Según el Presidente de la Asociación de Cultivadores de Marihuana de Napa Valley, Crane Carter, “el Pot Wine está haciéndose famoso rápidamente en esta región del vino”. “Los vinos Cabernet Sauvignon son los que mejor combinan con la Marihuana”. Según Crane Carter, el efecto del vino con Marihuana “es más rápido que el de las galletas con Cannabis”, y produce “un mareo interesante”. De momento, se piensa que la mayor parte de los productores están haciendo este tipo de vino, pero sólo en cantidades muy pequeñas y para ser compartido con “amigos de mente abierta”, en palabras del redactor experto en vino Mike Steinberger.

“Tiene un aroma picante a hierba que recuerda un dormitorio universitario un sábado por la noche, o a un concierto de Grateful Dead”.

Para hacer Pot wine, se mezcla una libra de marihuana (algo menos de medio kilogramo de cannabis) con mosto en una barrica de vino y luego se realiza la fermentación en barrica, lo que equivaldría a un gramo y medio de Marihuana por botella de vino. A mejores ingredientes, mejor resultado. Los ácidos del vino, durante la fermentación, extraen el THC -componente psicoactivo- de la marihuana. El vino resultante, en algunos casos, es envejecido en la misma barrica para tener una crianza que le de también los aromas de la madera. Este Pot wine o vino con marihuana no es, en realidad, un invento reciente: ya en los años 80 se realizaba, aunque entonces se usaba vino rosado al ser más rápido de elaborar, y se buscaba más el sabor y los efectos de la marihuana que un producto de calidad. Entonces, las botellas llegaban a tener un precio de hasta 100 dólares la botella, fundamentalmente por la ilegalidad del producto y el riesgo de distribuirlo, más que por la calidad del mismo.

Actualmente si lo que te gusta es mezclar el restaurante Cultivating Spirits de Colorado, enseña a los comensales a convertirse en “cannaseurs” o conocedores de esta combinación, quienes serán capaces de probar una cepa especial de marihuana con vino blanco. En los países donde el consumo de la marihuana no está penalizado, la costumbre se empieza a volver común y el estigma de esta droga comienza a cambiar; ya no se trata de esconder el humo de la pipa, ni comprar en el parque donde conviven delincuente. El vino también adquiere una nueva aura: más relajado, para jóvenes que lo consumen como parte de una reunión en una actividad social y pasa a ser una experiencia compartida que lo convierte en una bebida divertida.

 

Noticias | tranceit