Plantas generan recuerdos y olvidan

1920_1200_20091128013216220379Las plantas generen sus propios recuerdos y no siempre les damos el mérito que se merecen; sin embargo, un nuevo estudio acaba de demostrar que no sólo pueden recordar; sino que también olvidan.

A pesar de que no tienen un sistema nervioso, las plantas han demostrado ser capaces de almacenar recuerdos en su ADN. Los científicos todavía están analizando exactamente cómo funciona este proceso, pero saben que se debe a que las plantas no sólo forman recuerdos; sino que además, pueden pasar sus recuerdos a su descendencia.

La formación de la memoria es importante para las plantas, ya que les permite adaptarse a los patrones cambiantes de su entorno. Por ejemplo, si una planta experimenta condiciones de sequía, que puede limitar su crecimiento en los años siguientes. Por supuesto, esto requiere recordar un año más tarde las condiciones del año anterior.

Pero además, las plantas deben adaptarse a los cambios, por lo que también deben olvidar si el año anterior hubo sequía y prepararse para adaptarse a los cambios climáticos y favorecer su crecimiento. Del mismo modo, si una semilla de planta nace con la memoria de la sequía, pero el viento la transporta a un lugar diferente, donde la sequía es menos común, entonces querrá olvidar esta memoria heredada.

Un pequeño equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Australia, Canberra, fueron capaces de determinar cómo funciona este proceso; de hecho, ellos encontraron que para que una planta genere una memoria, crea una proteína que puede afectar a su ADN. Dado que el ADN se transcribe en ARN antes de su traducción en proteínas, cualquier interrupción de este proceso puede impedir la “recolección”, o la formación de la memoria. Los investigadores encontraron que el mecanismo en juego se llama ARN decadencia, un proceso natural de degradación de la molécula de ARN que sirve para controlar los niveles de ARN.

Curiosamente, también hay cierta evidencia de que la capacidad de una planta para formar memorias va más allá de este proceso genético. Por ejemplo, las plantas han demostrado la capacidad de formar recuerdos a corto plazo que no se transcriben en el ADN o ARN. Hasta el momento no está claro cómo funciona este proceso, pero se investigarán a futuro.

La investigación podría conducir en última instancia a los científicos a reconsiderar la idea de que la memoria es estrictamente un evento neuronal y que los recuerdos pueden formarse de diferentes maneras a través de los cuerpos de todos los organismos.

***Vía SDPNoticias

 

Noticias