Los países más corruptos del mundo

El informe afirma que son los gobiernos de cada nación los que inician la cadena del mal que ataca en todos los niveles.

En 2013, Transparencia Internacional desarrolló una lista completa de los países más corruptos del mundo. El estudio, realizado por los órgano anticorrupción de cada nación, los calificaron en una escala de 0 a 100, siendo cero el más corrupto, y 100 el menos.

De acuerdo con la página Cheat Sheet este es un recuento de los primeros 10 países que se dice que son los más corruptos del mundo. ¿Por qué se colocan en este ranking?

Algunos de estas naciones tienen estructuras de poder específicas que proporcionan un medio apropiado para los políticos corruptos, empresarios o funcionarios que explotan a sus estados. Otros están gobernados por líderes autoritarios, que carecen de una estructura de poder centralizado y que han instaurado una dictadura, así lo informa el portal anonhq.com

Según el ranking, Somalia ocupa la posición número uno como el país más corrupto del mundo. Con solo 8 puntos, es, de acuerdo con la CIA, una nación que está en proceso de construcción de una república parlamentaria federal, pero los males que lo aquejan son: aumento de la actividad pirata y sobre todo, la captura de los buques en el Océano Índico. Debido a la inestabilidad, no hay elecciones adecuadas. De acuerdo con el Banco Mundial, sólo el 29% de la población se ha matriculado en la escuela, y la esperanza de vida es de sólo 55 años.

Corea del Norte se colocó en segundo lugar; también con 8 puntos. La estructura de poder es una dictadura absoluta. Durante el último medio siglo, ha sido gobernado por Kim Jong Sun y Kim Jong Il. Los ciudadanos se refieren a estos como Líderes Supremos. El gobierno de Corea del Norte opera en secreto con pocas personas que tienen acceso a los poderosos. El país gasta más recursos en sus fuerzas armadas que en cuestiones sociales.

El tercer país más corrupto es la República de Sudán, que anotó 11 puntos en el ranking. Son los conflictos entre facciones rivales y grupos étnicos los que desde hace muchos años han desestabilizado la capacidad de la nación para operar de manera eficiente. El gobierno se muestra como una república federal gobernada por el Partido del Congreso Nacional (NCP), que llegó al poder tras un golpe de Estado en 1989. De acuerdo con el Banco Mundial, el 64,5% de sus ciudadanos viven en pobreza.

La República Islámica de Afganistán anotó 12 puntos, colocándose en cuarto lugar. Afganistán tiene una larga historia de inestabilidad; es, también, el hogar de una enorme cantidad de la heroína que se produce en el mundo. Es la criminalidad, la inseguridad, la gobernanza débil, la falta de infraestructura y la dificultad del gobierno afgano para aplicar la ley lo que plantea toda clase de desafíos para el crecimiento económico. Además, no nos olvidemos de la invasión estadounidense que de igual forma contribuyó para que esto sucediera.

El quinto más corrupto es el país más joven de África, con 15 puntos Sudán del Sur declaró oficialmente su independencia en 2011, a raíz de los conflictos con su madre patria, la República de Sudán. Las guerras en la región han tenido como resultado la muerte de 2,5 millones de personas. El Banco Mundial afirma que el 80% del PIB es de la producción de aceite. Se dice que el 85% de la fuerza laboral de la nación se dedica a trabajo no remunerado, y más de la mitad vive por debajo del umbral de pobreza.

Irak anotó 16 puntos y se colocó sexto en el ranking. Desde la invasión del estado en 2003 por los Estados Unidos, el país ha estado en un caos total, y para empeorar la situación, la retirada de los mismos ha creado un enorme vacío de poder. Los combates entre los kurdos, los chiítas y los sunitas están acabando a la nación. La corrupción se ha afianzado con la llegada del grupo terrorista ISIS. Las vastas reservas de petróleo han hecho que sea un objetivo para los especuladores de la guerra; éstos incluyen a EU.

El séptimo país más corrupto es Turkmenistán. Con 17 puntos, está situado en una región peligrosa. Limita con Irán, Afganistán, Uzbekistán y Kazajstán, y debido a la constante agitación en la zona, ha sido fácil para que caiga en manos de funcionarios corruptos. El líder autoritario de esta nación, Gurbanguly Berdimuhamedow, encabeza la red de corrupción; según la CIA, Turkmenistán es una democracia secular y república presidencial, pero su gobierno es una dictadura autoritaria.

La República de Uzbekistán anotó 18 puntos, convirtiéndose en el octavo más corrupto. Su PIB creció un 8% en 2013, y el Banco Mundial informa que su economía ha resistido el impacto de la crisis financiera que ha paralizado los sistemas en Europa y América del Norte. A pesar de su crecimiento económico, el gobierno está dirigido por una figura presidencial autoritaria, Islam Karimov. Él ha concentrado el poder en sus propias manos y acusado de nepotismo ha promovido a su familia en puestos clave en el país. El soborno y el uso de incentivos fiscales para atraer a las empresas multinacionales, que luego confabulan con el gobierno para engañar a la gente, es uno de los mayores problemas.

Libia fue clasificado como la novena nación más corrupta, con 18 puntos. Tras la muerte de Muammar Gaddafi se ha convertido en un centro de corrupción. Después de que los gobiernos occidentales, los rebeldes y la Liga Árabe conspiraron para eliminar el Gadafi, ningún gobierno formal ha sido capaz de gobernar el país. El Banco Mundial informa que el PIB de Libia se contrajo un 9,4 % en 2013. Según el informe de Transparencia Internacional, este territorio estaba mejor con Gadafi pues de ser una de los más prósperos de África se ha convertido en un refugio de terroristas, extremistas y traficantes de personas.

Eritrea en África es el décimo país más corrupto. También anotó 18 puntos, como Libia y Uzbekistán. Muchas personas no han oído hablar de Eritrea, y mucho menos ser conscientes de la corrupción que lo azota. Eritrea se encuentra en África, bordeando el Mar Rojo, y está situado justo frente a Arabia Saudita, en la frontera de Djibouti hacia el sur y Sudán al norte; es na nación pequeña y relativamente pobre, con un PIB de tan sólo $ 3440 millones, y una población de 6,3 millones. Después de años de aislamiento autoimpuesto, Eritrea ha comenzado a abrir sus fronteras a los negocios y la inversión extranjera, junto con la privatización de los activos estatales. Esto ha permitido a algunos funcionarios corruptos para aprovecharse de sus posiciones con fines de lucro personal.

**Vía De10

 

Noticias