Orgón, La energía del orgasmo

El orgón es una energía cósmica primordial, libre de masa y que fluye a través de cada organismo como fuerza vital. Se caracteriza por movimiento, pulsación, radiación y superimposición. Cuando el orgón es estable y está en equilibrio, es completamente saludable y se le llama orgón positivo.

El orgón o energía orgónica es una idea propuesta y promovida por el psicoanalista Wilhelm Reich, quien creó este término para describir una fuerza vital universal. Reich, originalmente formó parte del círculo de Sigmund Freud en Viena, creía que el concepto de libido de Freud tenía en realidad una base biológica, y desarrolló una práctica terapéutica diseñada para liberar esta energía corporal, debido a que -de acuerdo a Freud- la salud mental dependía de un flujo libidinal. Esta teoría biofísica culminó finalmente en el desarrollo del concepto de orgón (palabra derivada de la misma raíz que “organismo” y “orgasmo”), que según Reich era una substancia sin masa y omnipresente, similar al éter, pero fuertemente asociada con la energía vital en lugar de la materia inerte. 

Cuando la energía de orgón natural se transforma en energía estancada la llamó orgón muerto que se caracteriza por decadencia, estancamiento y muerte. Se encuentra en todos los organismos en los cuales el movimiento libre de energía esté bloqueado; en la atmósfera como consecuencia de irritación y en el agua al igual que en la atmósfera. Hay varios dispositivos creados a partir de esta energía como la famosa orgónita creada por Karl Welz y perfeccionada por Don Croft que consiste en una sustancia compuesta por virutas de metal, resina de poliéster en proporciones aproximadamente iguales y un cuarzo. La orgonita ordenaría y potenciaría esa energía según las tesis de Reich. Los tres materiales básicos de los que está compuesta tienen la capacidad de atraer, acumular y ordenar la energía presente en el entorno o atmósfera de nuestro Planeta.

 

Al utilizar la orgonita los supuestos beneficios son:

-Disminuir las radiaciones perjudiciales que nos rodean (campos electromagnéticos del cableado eléctrico, ordenadores, teléfonos, wi-fi, microondas, antenas de telefonía móvil, equipos electrónicos en general, etc.)

-Mejorar los procesos orgánicos afectados por un exceso de radiación electromagnética: p.ej. favorecen el crecimiento de las plantas, limita los problemas fisiológicos relacionados con estas radiaciones, ayuda a eliminar insectos atraídos por campos magnéticos.

Si tenemos la oportunidad todos deberíamos hacer lo posible por generar orgón positivo ¿No creen?

 

*** Vía REICH, WILHELM (2010). LA FUNCIÓN DEL ORGASMO. BARCELONA: PAIDÓS

 

Noticias | tranceit