Personalidad

El ser humano, debido a su complejidad ha tenido la necesidad de explicar todo lo que sucede a su alrededor, así como a él mismo. Por naturaleza somos seres que tratamos de encontrarle una explicación a todo. El no encontrar una respuesta a tantas interrogantes resulta frustrante y nos hace sentir que no tenemos control sobre las situaciones.

Por ello han surgido grandes psicólogos, tal como es el caso del padre del psicoanálisis Sigmund Freud, que han buscado explicar al comportamiento humano.

Según Freud el pasado afecta al presente de una persona; son las experiencias en distintas etapas de su vida las que lo han marcado hasta forjarlo a lo que es el día de hoy. El cual está determinado por el inconsciente, su deseo inconsciente y la represión sufrida.

Si bien es cierto que parte de lo que somos hoy se debe a lo que ya hemos experimentado, existe también la personalidad. La cual, a pesar de lo vivido, permanece en el individuo durante toda su vida. Es la que nos identifica y nos diferencia del resto de los humanos.

Pero, ¿qué es la personalidad? ¿Qué la define realmente?

Es un concepto que se emplea para explicar un patrón de actitudes, sentimientos y pensamientos que define a una persona, lo que la caracteriza y determina que se comporte de una manera específica.

La palabra “personalidad” deriva de “persona”, término que se empleaba para denominar la máscara que utilizaban los actores en la antigüedad. Al colocarse ésta se tomaba otro rol, es decir que había un ser humano distinto, pero otro estaba escondido detrás la máscara. Entonces se tomaba el papel de otro; se adquiría otra personalidad. Con el paso de los años el uso de la palabra “persona” se transformó hasta llegar a emplearse de la manera en que la utilizamos el día de hoy: sinónimo de ser humano.

Debido a lo complejo que puede resultar comprendernos, incluso a nosotros mismos, diversos psicólogos han desarrollado métodos para medir la personalidad. Es así como surgió el Modelo de los cinco grandes (The Big Five) el cual identifica cinco rasgos principales que forman parte de la personalidad. Éstos son: factor O (apertura a la experiencia), factor C (responsabilidad), factor A (amabilidad) y factor N (neurotismo). A través de estos factores, diversos psicólogos han podido evaluar más la personalidad del ser humano.

Apertura a la experiencia nos habla sobre qué tan original o creativa es una persona. Qué tanto está dispuesta a probar cosas nuevas, a imaginar. Son personas curiosas intelectualmente y que aprecian el arte.

Por el contrario, personas que tengan niveles bajos en este rasgo se caracterizan por ser convencionales. Son personas que se resisten al cambio.

La responsabilidad habla de una persona que tiene autocontrol, que puede controlar sus impulsos y también planificar y organizarse para llevar a cabo ciertas tareas. Por ello también se le conoce como voluntad de logro. Son personas determinadas con metas claras, por lo que son identificadas por otros como inteligentes.

Los opuestos son personas informales y descuidadas.

La amabilidad o afabilidad nos habla de personas que son altruistas, consideradas y solidarias.

Personas con bajos niveles, son competitivas, egocéntricas y escépticas.

Personas con altos niveles de neurotismo nos habla de personas que son inestables emocionalmente, que se preocupan demasiado y son ansiosas. Tienen baja tolerancia al estrés y poco sociabilidad.

Por el contrario, personas con bajos niveles, son más estables emocionalmente y pueden controlar mejor el estrés.

Si quieres saber qué rasgo predomina en ti haz este test y conoce más de tu personalidad.

Todos tenemos algún punto débil sobre el cual debemos trabajar, pero así como existe esa debilidad, está también aquella que nos hace fuertes. Una que nos resalta sobre el resto de los seres humanos, que nos identifica. Ahí se encuentra la belleza de lo que somos, pues no hay nadie que se acerque un poco a mí o a ti. Porque cada uno de nosotros es único.

***Vía Culturacolectiva

 

Noticias