En esta Semana Santa vete de vacaciones sin endeudarte

¿Cómo hacerle para disfrutar de los días de asueto con un viaje y no quedar en bancarrota en el intento? Aquí algunos consejos.

Ya llegó Semana Santa, días religiosos que se han convertido en el pretexto perfecto para viajar y conocer algún lugar cercano a tu ciudad; sin embargo, ese viaje puede convertirse en una odisea por todo lo que implica: elegir destino, comprar boletos, reservar el hotel, decidir qué atracciones visitar, en fin…

A todos nos gusta la idea de viajar, pero a la hora de hacer las cuentas siempre terminamos desilusionado o posponiendo el viaje para tiempos mejores.

1. Lo primero, es elegir el destino que quieres conocer.

Tomar la decisión de dónde ir este año en Semana Santa es el punto más importante. Seguro tienes ya un lugar en mente, aquel sitio en el que has estado pensando desde hace tiempo, y si no, hay muchas formas de elegir un destino a tu medida. Si ya sabes a dónde quieres ir, ahora lo que necesitas decidir es cuándo.

2. Lo llegues como el “Borras”, debes hacer un itinerario de tu viaje.

Una vez que hayas decidido qué lugar visitar, averigua todas las atracciones que hay por conocer ¿Hay algún evento especial en el tiempo que tienes planeado ir? ¿Algún museo en específico? ¿O simplemente siempre has querido estar ahí?.

Cualquiera que sea el caso, lo recomendable es ponerte a investigar y armar un itinerario por día de visita para que no te pierdas ninguna experiencia. Contempla costos de entrada, así como cantidades para gastar en alimentos y hasta souvenirs.

3. Para vivir toda una experiencia, conviértete en un lugareño.

Nadie mejor que un lugareño para mostrarte los secretos del destino. No te cierres, convive y platica con personas del lugar. Ellos sin duda conocen los mejores lugares para comer, beber y conocer más a fondo durante tu estancia. Y seguro podrán mostrarte atractivos que nunca imaginaste al mejor precio o mejor aún sin necesidad de gastar.

4. No te quedes con las ganas y prueba la comida local.

Cuando visites un lugar con cultura distinta al tuyo, aventúrate a probar la gastronomía local. ¡Pregunta! Los taxistas o personas que trabajan en atracciones turísticas siempre tienen una buena recomendación que seguramente será mucho más económica que los restaurantes del hotel, y con mucha más esencia del destino.

5. No despilfarres el dinero, compra inteligentemente.

Utiliza las aplicaciones móviles y el sitio web de Hoteles.com para asegurarte de reservar en el mejor y más barato hotel. Tenemos herramientas como PriceWatch que te ayuda a monitorear día a día las fluctuaciones de tu destino de elección.

***Vía De10

 

Noticias