Alcohol y Marihuana

Ya sabíamos que efectos puede llegar a tener el alcohol en nuestro cerebro, e incluso en cierta ocasión os hablamos del motivo por el que se produce la resaca. Ahora bien, lo que no está tan estudiado es que sucede cuando juntamos el alcohol con otro tipo de drogas como bien podría ser el cannabis o marihuana, pues es algo que no está tan estudiado por desgracia, pero es una práctica bastante extendida.

Mezclar alcohol y marihuana no solo combina sus efectos, los duplica.

Para empezar deberíamos tener claro un par de conceptos: La marihuana contiene THC (tetrahidrocannabinol), un componente psicoactivo que en excesos de consumo se ha relacionado con el padecimiento de algunos trastornos mentales, y que actúa en los receptores cannabinoides cerebrales. Por otra parte, el alcohol deprime el sistema nervioso central. Son drogas totalmente diferentes, y simplificando mucho sus efectos serían, por parte del THC, paranoia, distorsión temporal y efectos cognitivos de ese tipo; y por parte del alcohol se afectarían principalmente las habilidades motoras, causando dificultad para mantener el equilibrio, caminar o articular palabras.

Entonces, ¿si se combinan ambas drogas simplemente se combinan sus efectos? Pues la respuesta es NO, y así lo corrobora un estudio de 2011 a cargo de Scott Lukas y su equipo, de la Escuela de Medicina de Harvard, los cuales investigaron la interacción entre varias drogas tras estudiar individuos que fumaban marihuana junto a grandes dosis de alcohol. Por lo visto los niveles de THC en sangre se duplicaban en comparación a los que fumaban marihuana pero no bebían alcohol.

Además, las personas que consumieron la combinación detectaban los efectos del cannabis mucho más rápido y calificaban su estado como mejor. Esto parece sugerir que el THC llegaba más rápido al cerebro a través del torrente sanguíneo, probablemente gracias a que el alcohol aumentaba la absorción del THC inhalado causando cambios en los vasos sanguíneos.

Lukas afirma que no se preocupa por el hecho de que la combinación pueda ser letal, pero si podría ser más arriesgado combinar que consumir una u otra droga de forma individual: El THC afecta más al cerebro gracias al alcohol, por lo que la nublación de juicio asociada a la marihuana y la frecuencia cardíaca aumentan más. Esto significa que es más probable sufrir ahogamientos o accidentes, por ejemplo. Además en el estudio se usaron cantidades de las drogas inferiores a lo que la gente suele usar.

Disminución de memoria y de actividad normal en ratas

Finalmente, cabe apuntar la existencia de un estudio reciente de la Universidad de Duke, donde investigaron los efectos de la combinación de alcohol y THC en ratas. Según sus resultados, las ratas adolescentes bajo los efectos de esta combinación eran menos propensas a explorar que las que no habían consumido. Y, por otra parte, las ratas adultas tenían problemas para recordar objetos nuevos.

***Vía Medciencia

 

Noticias