Lo que pasa cuando te saltas las comidas

Un hábito frecuente entre las personas que deciden realizar dieta, pero que es perjudicial para su objetivo y salud, es el de “saltase” las comidas o realizar períodos prolongados de ayuno. Sin embargo, ¿cómo afecta al cuerpo?

Un estudio de la Universidad Hebrea de Jerusalén, en Israel, afirma que comer en horarios fijos podría ser el método más efectivo para bajar de peso y estar en forma que el tener una alimentación baja en calorías.

¡Momentos importante!

“No tengo apetito”, es una frase empleada con regularidad cuando no se siente el deseo por comer. Sin embargo, antes de que la digas y la lleves acabo piensa dos veces sobre el efecto que tiene en tu cuerpo. Aquí te damos algunos ejemplos.

1. Utiliza las reservas de azúcar almacenadas (glucógeno). El cuerpo dispone de reservas en forma de glucógeno en hígado, músculos y riñón así como en la grasa subcutánea (panículo adiposo) y visceral. Cuando se agotan dichas reservas de azúcares, el cuerpo comienza a quemar grasas, explica el endocrino, Juan Ybarra.

2. No todo es tan bueno. Si te saltas una comida, lo que ocurre es que la siguiente la haces mucho más copiosa y segregas una dosis de insulina mucho mayor, y esa hiperglucemia genera un aumento de peso, afirma Carmen Martín, nutricionista de la Clínica Francesa Dray.

3. Cambios de humor. Se produce irritabilidad y malhumor debido al cambio hormonal que se produce.

4. Daña tu mente. Saltarse las comidas puede ocasionar la llamada hipoglucemia o baja de azúcar en la sangre, que deriva en complicaciones como desmayos e incluso mal funcionamiento neurológico, afirma el titular de la Unidad de Medicina Familiar del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Jalisco, Juan Ignacio Godínez Morales.

5. Nervios. El ayuno o la ausencia prolongada de comida tiene efectos sobre el sistema nervioso. Cada vez que nos saltamos una comida se produce una hipoglucemia en el cuerpo, como la glucosa es la principal fuente de energía del cerebro, se pueden producir mareos y dolores de cabeza inmediatos, señala el experto Ybarra.

6. Efecto contrario. La especialista adscrita al Servicio de Nutrición Clínica del Hospital Civil de Guadalajara, afirma que el “saltarse” las comidas provoca una baja en la tasa metabólica y el cuerpo reserva energía, en lugar de gastarla a largo plazo.

***Vía Mujer

 

Noticias