Como no morir en la fiesta

Año tras año, cuando llega la épocas  de los  festivales, con la llegada del buen tiempo, llega también el sonido de la música en directo a ritmo de tu cuerpo a lo largo de todos los territorios.

Los festivales que duran varios días, pueden conllevar algunos riesgos añadidos en comparación con una noche/sesión de fiesta: un mayor consumo de alcohol y otras drogas (dosis y frecuencia), poco descanso, alimentación poco adecuada, en algunos casos poca higiene, relaciones sexuales desprotegidas, exposición a un volumen de música excesivo durante más horas/días,...

Del mismo modo, el hecho de que tengan lugar en épocas estivales se traduce en una exposición a altas temperaturas y, por tanto, pueden favorecer la aparición de malos rollos, en especial, si se han consumido drogas que por sí mismas ya pueden dar lugar a un aumento de temperatura corporal como el éxtasis.

En definitiva, aspectos que hay que tomar en consideración para que la salud no salga mal parada y disfrutes de la fiesta como te mereces. Por ello, a continuación, encontrarás algunas recomendaciones de interés y a tener en cuenta para que puedas disfrutar más y mejor si vas de festival.

1. Procura descansar.

Cuando los festivales duran varios días, en ocasiones hay quien se deja llevar por la emoción y empalmar un día con otro. Ten en cuenta que el sueño cumple una función restauradora necesaria y vital para nuestro organismo.

¿Recomendación?
Intenta dormir o, como mínimo, descansar algunas horas cada día. Tu organismo te lo agradecerá y podrás disfrutar mejor la siguiente jornada.

2. Alimentación de supervivencia

La energía necesaria para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo la obtenemos principalmente a través de los alimentos. Si estamos de fiesta es necesario no castigar el organismo y mantener un mínimo de alimentación de supervivencia.

¿Qué pasa cuando estamos de festival? A muchas personas les sonará…se alteran los horarios y las pautas de alimentación habituales. Además, el consumo de ciertas drogas pueden hacer disminuir la sensación de hambre y hay personas a las que les puede resultar difícil –cuando no misión imposible- meterse algo de comida en el estómago.

¿Propuestas?
Intenta mantener las 3 comidas básicas del día (desayuno, almuerzo y cena), aunque sea a horas intempestivas.
Si eres de los que haces “pelota” y te cuesta deglutir, puedes optar por comer cosas que te gusten mucho o cosas ligeras como un sándwich o fruta.
En muchos festivales, por motivos de seguridad, no dejan entrar comida y bebida al recinto. Es recomendable leer atentamente las normas del evento y organizarse previamente para no encontrarse con sorpresas. Sin embargo, dentro del recinto se suelen encontrar restaurantes, puestos, chiringuitos, etc. donde poder adquirir alimentos, refrescos, frutas, helados, agua….
Se recomienda utilizar productos que tengan buena conservación: latas de conserva, embutidos al vacío, galletas, pan de molde,… Tener cuidado con utilizar aquellos que pueden estropearse como los lácteos o los huevos.
Es conveniente llevar algunos utensilios de cocina, una nevera portátil y si el festival y la zona de acampada lo permite cocina, bombonas, camping-gas para poder cocinar. Muchos festivales en la zona de camping habilitan zonas preparadas en las que hay cocinas eléctricas y lavaderos para poder limpiar todos los utensilios. Hay que tener cuidado porque cuando estos objetos no están permitidos pueden ser requisados por la seguridad del festival.

3. Bebe agua y refréscate

El agua es el principal componente de nuestro organismo. El cuerpo pierde agua en función del grado de actividad, temperatura, humedad u otros factores como el consumo de alcohol y otras drogas.

Beber agua es importante para gozar de una buena salud ya que posibilita una buena hidratación corporal y permite que nuestro organismo funcione adecuadamente.

¿Recomendaciones?
En los festivales sueles encontrar zonas de acceso libre a agua potable y zonas para refrescarte en las horas de más calor. Busca y localiza los puntos de acceso al agua en el mapa del recinto del festival.
Se recomienda beber un mínimo de 2 litros de agua al día, pero la cantidad que necesitamos puede depender de la persona, la edad, el estilo de vida, el contexto o el ambiente que nos rodea.
Tanto la falta como el exceso de agua son perjudiciales para nuestro organismo. Un consumo excesivo de agua –consumes más agua de la que puedes eliminar- también puede conllevar riesgos como una hiperhidratación o intoxicación por agua.
El consumo de alcohol deshidrata nuestro organismo. Si tomas alcohol, es recomendable intercalar el consumo de bebidas alcohólicas con agua o zumos, sobre todo si son bebidas destiladas o de alta graduación (copas, combinados, licores…). De esta manera, estás previniendo los efectos de la resaca.
Si tomas alcohol y/u otras drogas, es importante mantenerse hidratado con agua o bebidas isotónicas, evitar ambientes cargados o muy calurosos o estar muchas horas seguidas bailando sin descanso.
Se puede combatir el calor con abanico o un pulverizador de agua para irse refrescando. Pásate por el stand de Energy Control para buscar el tuyo.
Disfruta la fiesta – Energy Control

4. Protección solar

Muchos de los festivales tienen lugar en la época de verano, cuando el calor y el sol más aprietan.

El sol es imprescindible para la vida y para nuestro organismo pero, como todo, hay que tomarlo en su justa medida y tomar ciertas precauciones. La exposición prolongada al sol y sin la protección adecuada puede conllevar ‘eritema’ (enrojecimiento de la piel, fenómeno más conocido como “ponerse gamba”), quemaduras, y envejecimiento de la piel, entre otros.

¿Recomendaciones?
Utilizar un protector solar adecuado. Aplicarlo antes de salir y repetir la operación cada 2 horas.
Evitar o reducir la exposición al sol durante las horas de mayor intensidad (de 12 a 16h).
Utilizar gorra o sombrero.

5. Protección auditiva

La asistencia a espacios de fiesta (junto con el uso de dispositivos portátiles de audio) es uno de los factores que más se asocian a problemas auditivos en jóvenes. Se debe tener en cuenta que personas bajo la influencia de alcohol y otras drogas pueden presentar menor vigilancia a la hora de someterse al sonido intenso y, en particular, sus reflejos naturales de protección contra el ruido pueden estar reducidos.

Los factores que influyen en la lesión auditiva producida por el sonido en los espacios de fiesta son la intensidad del sonido y el tiempo de exposición.

El umbral de nocividad del ruido del ambiente se sitúa entre 85 y 90 dBA. Aunque se asume que niveles de intensidad por encima de 90dB pueden causar daños auditivos, la media de volumen en los espacios de fiesta varía de 104 a 112 dB. En estos niveles, son suficientes unos cuantos minutos de exposición para causar pérdida de audición permanente, especialmente cuando se está cerca de los altavoces.

Por otra parte, la exposición crónica a un ruido entre 90 y 140 dB produce un trastorno conocido como Pérdida de audición inducida por el ruido. Este trastorno, junto con el tinnitus (fenómeno perceptivo que consiste en oír pitidos que no proceden de una fuente exterior) son los principales problemas auditivos asociados a la asistencia a espacios de música y baile. Hay que añadir, sin embargo, que mientras que el tinnitus suele ser temporal, la pérdida de audición es progresiva e irreversible.

En todo caso, se pueden prevenir fácilmente.

¿Qué puedes hacer?
Usar protectores (tapones auditivos) que reducen de 10 a 15dB. Puedes adquirirlos en la farmacia o pasar por el stand de Energy Control.
Realizar pausas a lo largo de la noche para descansar los oídos.
No permanecer cerca de los altavoces.
Especialmente importante modificar los hábitos y mejorar la protección auditiva en aquellas personas que ya han manifestado pérdida de audición inducida por el ruido, aquellas personas que sufren tinnitus y aquellas que sufrieron problemas frecuentes de otitis en la infancia.
6. Relaciones sexuales desprotegidas

Que los festivales son lugares donde resulta fácil conocer gente nueva, intimar con otro/as, sentir atracción por otras personas, mantener relaciones sexuales e incluso enamorarse no es un secreto.

En ocasiones puede ocurrir que el consumo de alcohol y otras drogas puede hacer que nos volvamos menos exigentes y/o nos relajemos a la hora de tomar ciertas precauciones como decidir con quién, dónde y cómo tener relaciones sexuales. Tenerlo en cuenta nos ayuda a prevenirlo.

Recuerda que las relaciones sexuales desprotegidas pueden dar lugar a enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados.

¿Qué puedo hacer?
Si vas de festival, sé precavido/a y mejor llevar preservativos. No dejes la cuestión en manos del azar. Los puedes adquirir en las farmacias o acércate al stand de Energy Control en el festival. ¿No dirás que no te lo ponemos fácil?
Si hay calentón, pero no hay condón, toma en consideración otras maneras de relacionarse y disfrutar del sexo que no necesitan protección.
Si aún así metéis la pata, es aconsejable tomar la píldora del día después. Recuerda que esta píldora es un anticonceptivo de emergencia para ocasiones excepcionales y no protege de las infecciones de transmisión sexual.
Más info sobre Sexo y Drogas en el PDF del enlace.

7. Cuestiones legales

Cuando vas de festival, es habitual encontrarse controles en la carretera o en la entrada del recinto de guardia civil, policía local, guardia urbana u otros cuerpos de seguridad.

Ten en cuenta que en ocasiones, también se encuentran dentro del recinto, ya sea de forma visible o no (secretas).

¿Qué puedo hacer si tomo drogas ilegales?
Tienes dos opciones, traerlas de tu proveedor de confianza desde tu lugar de origen, o adquirirlas en el destino. En el primer caso, corres el riesgo de ser sancionado si te pillan por el camino. En el segundo, este riesgo es menor, pero aumentan otros riesgos cuando compras a una persona desconocida. En todo caso, puedes traer la muestra a analizar al stand de Energy Control y salir de dudas.
Sea como sea, ¡que la DEA no te vea!. Si quieres evitar problemas legales, la mejor compañera es la discreción.
Lleva encima lo tuyo. Nada de llevar lo de los colegas, cada uno con su movida.
Mejor si llevas lo justo o no mucho más de lo que prevés consumir. A más cantidad, mayor es la multa y a partir de ciertas cantidades, según cada droga, se podría considerar tráfico y por tanto, delito contra la salud pública.
Más info sobre leyes y drogas en el PDF del enlace.

Otras recomendaciones

Informarse con antelación de las condiciones o restricciones respecto a la entrada de alimentos o bebidas en el recinto.
Es recomendable llevar un calzado cómodo y –a ser posible- cerrado. Además de pisotones y aguantar largas horas de pie, a menudo hay presencia de plásticos o vidrios rotos en el suelo que pueden producir cortes si se llevan chancletas o sandalias.
¿Antes muerto/a que sencillo/a? Apuesta por ropa holgada y fresca. Eso sí, recuerda que por la noche puede refrescar y te puede hacer falta una sudadera o un pantalón largo.
Si tomas algún tipo de medicación, cuando estás de festival es fácil olvidarse de tomarla cuando toca. Para acordarte, puedes programar la alarma cada día a la misma hora.
Ensucia lo mínimo y recoge tu basura. Cuidemos el medio ambiente.
Una duchita siempre sienta bien. Limpia, repone refuerzas y ayuda a relajarse.
Una actitud positiva es fundamental para gozar de una buena fiesta. Respeta a la gente, al entorno y a ti mismo.
A la vuelta a casa, si vuelves en vehículo propio, es muy importante que la persona que vaya a conducir haya descansado y no esté bajo los efectos del alcohol u otras drogas.

***Vía Energy

 

Noticias