Cannabis Adulterado

En la actualidad hay infinidad de variedades colores y sabores pero aguas ya que muchas veces pueden contener productos dañinos para la salud y bueno como dicen por ahí no hay nada mejor que lo natural por lo tanto te dejamos algunos consejos para que puedas percatarte si contiene o no sustancias que no quieres.

 

Inspección Visual

Antes de consumir, asegúrate de inspeccionar de cerca el cogollo, con una lupa si es necesario. Estate atento a las sustancias cristalinas blanquecinas (que NO son tricomas, la diferencia con algunos contaminantes de mayor calidad puede ser insignificante, así que ¡ten cuidado!), así como a los tallos que parecen estar recubiertos de una sustancia extraña. A menudo se puede detectar la presencia de contaminantes en los tallos, donde resultan más visibles, ya que las partículas finas suelen quedar ocultas en la superficie irregular de los propios cogollos.

Inspección Táctil
Frota un trozo de cogollo o tallo entre los dedos para comprobar la presencia de aerosoles. Puede que sientas una textura seca, como la tiza, así como los granos individuales de arenilla, vidrio o azúcar. Además de utilizar los dedos, también puedes tocar el cogollo con la punta de la lengua y luego pasar la lengua por los labios o el paladar para determinar si hay sustancias granulosas. Ten cuidado de no tragar ningún contaminante, ya que podría ser perjudicial.

Otros Métodos de Detección
Si te pasan un toque que crees que contiene marihuana adulterada, evalúa la calidad del propio humo. Si el humo es especialmente molesto y químico, puede indicar la presencia de contaminantes. Además de contaminantes pulverizados, también puede indicar la presencia de moho o de excesivos nutrientes que no han sido eliminados con el lavado de raíces – de cualquier manera, si el toque tiene un sabor particularmente malo, es muy posible que contenga productos químicos nocivos para la salud. El cannabis cuyas raíces se han lavado adecuadamente y que se ha cultivado profesionalmente debe tener un sabor limpio, jugoso, así que siempre presta atención al sabor.

Otro manera muy importante de detectar impurezas es comprobar la ceniza. Algunos contaminantes comunes, en particular el polvo de gravilla utilizado en la construcción, hacen que la ceniza de los porros de cannabis se vuelva dura y compacta, de modo que cuando se tira la ceniza del toque, ésta permanece en su lugar. Dicha ceniza también puede ser de color muy oscuro, aunque éste no es siempre el caso.

Si sigues estos pasos y rechazas cualquier marihuana de dudosa calidad, deberías poder evitar fácilmente fumar o comprar marihuana adulterada.

***Vía Sensiseeds

 

Noticias