Porque Bostezas


Investigadores del Colegio SUNY en Oneonta, Estados Unidos, en conjunto con científicos de la Universidad de Viena, aseguran que los bostezos sirven para algo más que sólo oxigenar el cerebro. De acuerdo con los científicos, los ciclos del sueño y el estrés están asociados con los cambios de temperatura del cerebro, por lo que bostezar ayuda a mantener un balance en la temperatura del mismo.

Según esta teoría, los bostezos también pueden ser manipulados por la temperatura en el ambiente, ya que cuando hace frío la temperatura del cerebro tiende a disminuir. De acuerdo con los investigadores, sólo deberíamos bostezar cuando se está en un rango óptimo de temperaturas.

Jorg Massen y Kim Dusch, de la Universidad de Viena, midieron la frecuencia de los bostezos en los peatones de Viena, tanto en verano como en invierno, y después compararon los resultados con un estudio similar realizado en Arizona.

Los resultados demostraron que las personas en Viena bostezaban más en el verano, mientras que en Arizona se bosteza más en el inverno. Resulta ser que las temporadas no son lo que influye en esta acción, sino que los bostezos contagiosos son resultado de permanecer en una zona en la que la temperatura es de aproximadamente 20 grados centígrados.

Mientras que la mayoría de los estudios sobre bostezos contagiosos hacen énfasis en la influencia de variables cognitivas e interpersonales, este nuevo estudio sugiere que el mecanismo de un bostezo está ligado con la necesidad de regular la temperatura cerebral. Al mantener el cerebro frío, se mejora la eficiencia y los estímulos mentales, declararon los investigadores.

 

Noticias