Cosas que dificultan nuestras metas

Por muchas dudas que parezca que tenemos sobre qué es lo que queremos en nuestra vida, en el fondo todos sabemos cual es el camino que nos gustaría seguir, dónde nos gustaría vernos en unos años y qué sería aquello que pasaríamos el resto de la vida haciendo sin que nadie nos lo pidiese.

Por otro lado, hay unos cuantos factores en la vida que, queriendo o no, se nos ponen delante a menudo y hacen que escojamos un camino equivocado del cual es muy posible que nos arrepintamos en un futuro. Unos son más simples de enfrentar y otros se pueden convertir en una auténtica batalla de la que no muchos salieron victoriosos.

Quizás muchos de los que voy a comentar os son familiares. Yo personalmente he tenido alguna experiencia cercana con alguno y la verdad que hay que aprender a convivir con todos pero sin que eviten que hagas lo que siempre quisiste.

Dinero
¿Quién no ha dejado alguna vez de hacer algo diciendo que la razón era que no tenía dinero? Es cierto que este es un motivo importante y es posible que te dificulte hacer eso que quieres, sin embargo, una cosa es que lo dificulte y otra es que te lo impida. Soluciones para no quedarte en mitad del camino por este motivo hay muchas como por ejemplo: hablar con gente que te apoye dandote algo que a ti te falte o hacer otras cosillas que te den dinero sin perder nunca de vista tu verdadero objetivo. Simplemente, échale imaginación y los problemas se irán haciendo cada vez más pequeños.

Familia

Ese gran amigo y a la vez enemigo. Ya no hablo sólo del problema de tener que alejarte de ellos. Hablo de todas esas decisiones que tomamos o dejamos de tomar, influidos por sus comentarios, sugerencias y derivados.

Está claro que no hay nada como la familia, que por lo general siempre quieren lo mejor para nosotros y que muchas veces nos salvarán de meternos en más de un problema. Sin embargo, tenemos que tener personalidad, hacer caso a aquello que le veamos sentido y dejar pasar lo que no.

Pareja
La de problemas que habré visto yo por esto… Desgraciadamente en la época en la que vivimos, no sabemos dónde ni cómo vamos a acabar, por lo que tener pareja a edades tempranas donde tu vida no está estabilizada es un problema bastante gordo para mucha gente.

Con esto no digo que haya que huir del amor como si de un virus se tratase, sólo digo que si encuentras esa persona que te complementa, intenta tener en mente que es posible que haya cambios en vuestras vidas o que tengáis que estar separados por un tiempo. De esta forma, cada uno será capaz de tomar la decisión correcta en el momento que se le presente evitando futuros reproches ya conocidos por muchos.

Miedo al fracaso
Este es un factor que ha evitado que muchas personas consiguiesen aquello que siempre habían querido cuando más cerca lo tenían.

No es agradable para nadie que las cosas no salgan como uno quiere, que tengas que empezar de nuevo sin nada y aguantar críticas de aquellos que ni siquiera lo intentaron; pero, si te paras a pensar, teniendo sólo una vida, ¿qué más da fracasar teniendo luego la posibilidad de volver a intentarlo?
Cuanto más miedo te de algo, más importante será que lo enfrentes ya que esa será la única forma de superarlo.

Pereza antes y durante el camino
Como ya sabes y aunque a veces no quieras aceptar, hacer aquello que siempre has querido conlleva hacer grandes sacrificios que te sacarán a lo bestia de tu zona de confort.

Asume que si quieres conseguir algo, tendrás que echar más horas que nadie y tendrás que renunciar a otras muchas cosas que te gustaría hacer, por lo que ten claro que eso por lo que estás luchando es lo que de verdad quieres y no pierdas tu tiempo.

Tiempo
Único factor que no podemos controlar. El tiempo pasa y pasa y cuando quieres darte cuenta ya no puedes hacer aquello que siempre quisiste. Es cierto que yo soy un gran defensor de que nunca es tarde si la dicha es buena pero también lo soy de que es necesario moverte lo antes posible y darte cuenta de qué es lo que quieres para que así, en caso de tener problemas por el camino, puedas levantarte y volver a intentarlo.

Tiempo hay para todo en esta vida, sólo depende de en que lo inviertas. Cómo dije en el punto anterior, intentar no malgastar el tiempo en aquello que no te vaya a servir en un futuro.

La vida nos ofrece muchas oportunidades en las que las decisiones que tomamos en el momento harán que nuestra vida siga un camino u otro. Sabemos que no será fácil renunciar a cosas que de verdad te importan y que llevan toda tu vida contigo. Sin embargo, y tal como está la vida, tenemos que ser valientes y apostar por aquello que queremos.

Tiempos malos vendrán, alegrías también pero una cosa está clara: de todo aprenderemos.

***Vía Taringa

 

Noticias