La necesidad afectiva = La necesidad sexual

Todos queremos ser vistos y escuchados. Sin excepciones” y es verdad. Todos anhelamos atención, somos niños pequeños gritando “mami, mami mira lo que hago”. Pero ese anhelo responde a una necesidad más grande: todos queremos amar y ser amados, sin excepciones.

Lo afectivo es una necesidad del ser humano, estamos acá para conectar y, ¿cuál es una la forma más común en la que una pareja conecta? ¡A través del sexo! Para hallar equilibrio en las relaciones debemos entender que la necesidad sexual y la afectiva, están cada una en un extremo de la balanza.

Cuando estamos felices, sonreímos y numerosos estudios han demostrado que el efecto funciona a la inversa, si sonreímos nos ponemos de buen humor. ¿Por qué traigo a colación ese ejemplo? Pues, he observado que cuando hay una desconexión afectiva, hay también desconexión sexual y en este caso también funciona a la inversa.

Cuando tenemos problemas, la parte más difícil es identificar lo que estamos sintiendo, ponerle nombre a esas emociones y comunicarlas sin perder la cabeza. Entonces, qué tal si trabajamos en resolver esos issues, en ponerle nombre a eso que te molesta o te hace sentir triste, y al mismo tiempo reconectas con tu pareja a través del sexo.

El sexo es físico y emocional, es una terapia liberadora y bien puede ser ruda o muy sutil. Así que, si estás teniendo problemas con tu chica, no dejes de tener sexo, por el contrario ¡ten más sexo!

Hay prácticas espirituales que aconsejan a las parejas abrazarse durante dos horas, yo considero que después de una buena sesión es importante quedarse abrazados un rato, para honrar el momento, además es allí cuando se libera con mayor potencia “la hormona de la felicidad”. También puedes incluir masajes, la idea es mantener el contacto físico y no crear desbalance entre la necesidad afectiva y la sexual.

***Vía Tantrasurbanos

 

Noticias