Amor elevado

El orgasmo es una de las fuerzas más poderosas. La vibración que emite nuestro cuerpo durante este momento es cercana a la vibración divina, según explican en los libros de sexo tántrico. En ese momento tan puro, estamos conectados a una verdad trascendental, así que es el momento perfecto para crear una intención.

Durante el orgasmo estamos tan abiertos a recibir, que si en ese instante le ponemos intención a nuestro deseo, podemos atraer con más facilidad cualquier cosa que nos propongamos, porque durante el éxtasis sexual liberamos endorfinas, las cuales nos ayudan a conectarnos con nuestro verdadero ser.

De esta manera podemos ver el sexo como una meditación, tener relaciones con alguien que amamos profundamente, hace que esta meditación sea más intensa.

La marihuana como afrodísiaco

Excitarse sexualmente y fumar marihuana producen efectos muy parecidos: aumenta nuestro ritmo cardíaco, así como nuestra sensibilidad, hay cambios en el flujo sanguíneo y además nos relaja. Ello se debe a que el THC activa neuroreceptores en nuestro cerebro de la misma manera que lo hace el sexo, accediendo a unestado de conciencia más elevado.

El sistema indio de medicina Ayurvédica y Unani Tibbi han utilizado la marihuana para aumentar la libido, tratar la impotencia masculina y otras enfermedades.

El sexo tántrico también incluye el uso de marihuana dentro de sus rituales meditativos, los cuales datan del 700 a.C. Los practicantes consumían en ayuna una mezcla (marihuana con leche, cardamomo, jengibre y otras especies) al tiempo que realizaban ejercicios de yoga Kundalini, estos rituales pretendían lograr la unión entre el cuerpo y el espíritu. En otras culturas también podemos estudiar  los lazos entre las marihuana y la sexualidad.

Viendo el sexo como una meditación y los beneficios de THC, podemos potenciar nuestro poder sexual y espiritual. Pero debemos tener muy claro que la cantidad que se ingesta será determinante, en este caso, menos es más.

Varios estudios han demostrado que el consumo de una dosis baja de THC, antes de mantener relaciones, hace que seas más consciente de tu cuerpo. Las personas que han sido objeto de estos estudios expresaron que los ayudó a comunicarse sexualmente en un nivel más íntimo con su pareja, incrementó el placer y el lazo emocional.

Meditación

-Fumar es opcional, pero ayuda a elevarnos en especial cuando tenemos el propósito de meditar (and I’m sure any pisices will be in!)

-Habla con tu pareja sobre cosas que cada uno anhela. Pueden desear un nuevo trabajo o salud, por decir un ejemplo, pero concéntrense en una sola cosa. Sean muy específicos con lo que quieren.

-Tengan relaciones sexuales, disfruten al máximo. Hagan del acto una verdadera expresión de amor, sientan cómo las energías se nutren convirtiéndose en una sola fuerza.

-Cuando te acerques al clímax, mantén la imagen de lo que deseas.

-Cuando alcances el orgasmo, siente toda la dicha de recibir. Luego, a través de tu respiración, libera tu intención.

-Ahora relájate, no te preocupes o pienses en tu deseo. Enfócate en disfrutar el estado de dicha y calma que viene tras alcanzar el clímax.

Puedes hacer esta meditación tantas veces como quieras y tener siempre la misma intención variar, lo más importantes es disfrutar el placer, porque en la dicha nacen los deseos.

*** Vía Tantraubanos,  Aut: Irene Abreu

 

Noticias