¿Estresado?

Seguramente más de una vez a la semana sufres de estrés. Entre el trabajo, las responsabilidades de pareja o la familia, acabas hasta “el gorro”. A continuación te presentamos algunos alimentos que pueden aliviar tu estrés:

Almendras, pistaches y nueces

Si estás a punto de perder la paciencia toma un puño de almendras, pistache o nueces y tritúralos lentamente, uno por uno, eso te calmará. Estos frutos contienen vitamina E, antioxidante que refuerza el sistema inmunológico. Pero además su consumo te ayudará a mantener un ritmo cardíaco estable. Un cuarto de taza o un puñado al día, es lo único que necesitas para mantener una presión arterial buena y un corazón fuera de peligro.

Aguacate

La doble grasa monoinsaturada y potasio de los aguacates, ayudan a bajar la presión arterial. Una buena manera de reducir la presión arterial alta, es consumir suficiente potasio, y resulta que tan sólo la mitad de un aguacate ofrece 487 miligramos de este elemento, más de lo que se obtiene de un plátano regular. El guacamole es una opción muy buena, pero también puedes preparar un aderezo con medio aguacate, 2 cucharadas de jugo de limón y una pizca de pimienta.

Leche descremada

La ciencia respalda el viejo remedio que indica beber leche caliente para eliminar el insomnio o la ansiedad. Resulta que el calcio puede reducir los espasmos musculares y aliviar la tensión, según laDra. Mary Dallman, de la Universidad de California. Un vaso de leche puede reducir los síntomas premenstruales, como el cambio de humor, ansiedad e irritabilidad.

Avena

Los hidratos de carbono hacen que el cerebro produzca más serotonina, la misma sustancia química relajante que el cerebro libera cuando se come chocolate negro.  Entre más lento absorba el cuerpo los carbohidratos, los flujos de serotonina serán más constantes, según explica el Dr. Judith Wurtman. Debido a su grosor, la harina de avena es alta en fibra, algo que toma tiempo digerir al organismo. Se recomienda mezclar con mermelada para disparar con mayor fuerza el flujo de serotonina.

Naranjas

¿Nervioso por el primer día de escuela, una entrevista de trabajo o una comparecencia ante la Corte Internacional? Tómate un buen vaso de jugo de naranja. El ingrediente mágico es la vitamina C. Científicos alemanes sometieron a 120 personas a una prueba de hablar en público; aquellos que consumieron 3 mil miligramos de vitamina C reportaron sentir menos estrés, su presión arterial y los niveles de cortisol (hormona del estrés) regresaron a la normalidad más rápido.

Salmón

Las hormonas del estrés tienen un “enemigo público”: los ácidos grasos omega 3. Un estudio de 2003 sobre diabetes y metabolismo reveló que una dieta rica en ácidos grasos omega 3, mantiene niveles estables de cortisol y adrenalina. Es recomendable comer una porción de 85 gramos de pescado, especialmente pescado graso como el salmón, o atún, por lo menos 2 veces a la semana. Si no te gusta el pescado, hay otros alimentos que contienen ácidos grasos como el omega 3 o el ALA, búscalos.

Espinacas

Tal vez no te crezcan músculos instantáneos como a Popeye, pero el magnesio que contienen las espinacas puede reducir tus niveles de estrés. Pero no te emociones, consumir demasiado magnesio puede provocar dolores de cabeza o sensación de fatiga; una taza de lechuga al día es suficiente, se recomienda sustituir la lechuga en los sándwiches por espinaca, para disminuir el estrés.

 

***Vía sdpnoticias

 

Noticias