Esto comeremos dentro de 20 años

ASÍ COMEREMOS DENTRO DE 20 AÑOS. El deterioro ambiental, la creciente demanda, precios, población y el desarrollo de biotecnologías novedosas están cambiando, paulatinamente, cómo y qué comeremos en el futuro.

Algunos miembros de la industria de la alimentación, estiman que en los próximos cinco a siete años, el precio de la carne se incrementará a tal grado, que será un producto de lujo. “En occidente crecimos con carne barata y abundante, pero la alza en precio significa que veremos el regreso de esta como un lujo. Debemos buscar nuevas maneras de llenar esa brecha” dijo a la BBC Morgaine Gaye, futurólogo de comida.

Insectos.

¿Has visitado Oaxaca? Entonces seguramente habrás probado chapulines secos para acompañar un rico guacamole o un mezcal. Los oaxaqueños han consumido insectos durante años, al igual que otras culturas en el resto del mundo. En áfrica las orugas y langostas son platillo común, las avispas son un lujo en Japón y los tailandeses, al igual que en México, comen grillos.Los pequeños animales tienen un valor nutricional tan alto como la carne, son una gran fuente de proteína y cuestan mucho menos que el ganado. Consumen menos agua y no dejan una huella de carbono tan grande y grave como la producción de carne. Finalmente, existen alrededor de 1,400 especies comestibles por el hombre.

En el futuro podríamos comer salchichas y hamburguesas hechas de bichos, que se parecerán mucho a las que estás acostumbrado.Aunque hay algunos que ya empezaron. Una diseñadora industrial austriaca, Katharina Unger creó un concepto de crianza de insectos casera que llamó Farm 432.A lo largo de 432 horas, con ayuda de unas cuantas sobras de comida, puede convertir 1 gramo de huevos de mosca soldado negra en 2.4 kilogramos de proteína de larva.

Comida sónica

La influencia del olor y apariencia de la comida (e incluso de los utensilios con la que se consume) ha sido extensivamente estudiada, pero no así el efecto del sonido. Un reciente estudio realizado en la Universidad de Oxford, encontró que ciertos tonos hacen que la comida sepa más dulce o amarga.Ruseel Hones de la compañía Condiment Junkie, involucrada en el estudio, dijo “ninguna experiencia utiliza un solo sentido. Se pone mucha atención al olor y apariencia, pero el sonido es igual de importante.”

Comida viva
En el espectro más gourmet y experimental de los alimentos del futuro, están organismos de laboratorio que comerás cuando aún estén con vida.La estudiante de diseño, biología y robótica Minsu Kim presentó recientemente su proyecto Living Food. Este propone el uso de biología sintética en alta cocina, en la que los chefs de mayor renombre y vanguardia prepararían organismos que los comensales comerían vivos.

Carne creada en un laboratorio

A principios del año pasado, el mundo supo de los primeros intentos por crear carne in vitro. Científicos holandeses produjeron tiras de tejido muscular con el uso de células madre que parecían más calamares que unos tacos de bistec.Una de las primeras investigaciones al respecto fue financiada por la NASA, con la intensión de crear una nueva gama de comida espacial. Diez años más tarde, la comunidad científica y ambientalista promueve la iniciativa como una manera más eficiente y amigable con la tierra de comer carne roja.

Future Food es un estudio que investiga las tendencias alimentarias y fue el primero en obtener un sabor de carne sintética para una hamburguesa, la cual fue presentada en Londres. Su veredicto: “La falta de grasa es notable, lo que significaba una falta de jugosidad en el centro de la hamburguesa. Pero si las personas que la probaron cerraban los ojos, habrían pensado que la carne cultivada era sin duda carne de res y no un sustituto a base de vegetales.”

Algas

Las algas no son parte fundamental de la pirámide nutricional, pero podrían solucionar varios problemas, como la falta de comida. Estas alimentan a personas y animales y crecen en el mar, lo cual representa una gran ventaja si se toma en cuenta la falta de agua fresca. Su producción también podría derivar en bio combustible que aliviaría la dependencia del petróleo.Su cultivo es fácil y su crecimiento el más rápido de todas las plantas de la Tierra. Se prevé que se convertirá en uno de los cultivos básicos con fines alimenticios en la próxima década.
Con el tiempo, las algas podrían sustituir la sal en comidas preparadas, carnes frías y queso. Hay alrededor de 10, 000 tipos de algas en el mundo, cuyo sabor varía enormemente. Tal diversidad abre una puerta culinaria extraordinaria.

¿Cuál se te antoja más? ¿Los bichos o la comida que se mueve?

***Vía Bits en imagen

 

Noticias